Foto: Enviada por un lector

Quince personas muertas y otras 29 heridas de consideración, dejó la colisión de un Expreso San Cristóbal y un pequeño automotor compacto, en horas de la madrugada del sábado, en el sector “El Cambur” y “Camatuche” arriba, en el municipio Ezequiel Zamora, a 15 kilómetros de la capital Barinas.

El siniestro se registró pasadas las 2 y 40 de la madrugada, cuando el expreso, control 27, que cubría la ruta Santa Teresa del Tuy -San Cristóbal, impactó de frente con un Renault Clio, que se desplazaba en sentido contrario, cerca al puente de “Camatuche”.

El autobús doble piso, según versiones de las autoridades viales y de socorro, fue impactado por el Renault que se trasladaba desde Santa Bárbara de Barinas con vía a la capital de la localidad llanera, donde viajaban dos personas, las cuales fallecieron de manera inmediata. La colisión propició que el conductor del pesado vehículo perdiera el control de éste, saliéndose de la vía unos ochenta metros y colisionara contra una depresión, donde se ha formado una cañada, quedando completamente destrozado el automotor y cuyos ocupantes, la mayoría de ellos residenciados en la capital tachirense, quedaron esparcidos en un radio de varios metros del lugar del choque.

Bajo la densa oscuridad, muchos de los pasajeros lograron salir por sus propios medios, unos metros de los escombros del autobús, mientras otros gritaban pidiendo auxilio al quedar aprisionados por el amasijo de hierros y latas en los que quedó convertido el expreso.

Conductores que se desplazaban a esa hora por la Troncal 5, alertaron a los organismos de socorro, los cuales activaron de manera inmediata los protocolos de emergencia para asistir a las víctimas del siniestro. Funcionarios de Protección Civil, Bomberos, Ejército, Policía de Barinas, Guardia Nacional, Tránsito Terrestre, participaron en las labores de salvamento de los heridos y el traslado de éstos al Hospital “Luis Razzeti” de Barinas y al Hospital Bachiller” Rafael Ángel” de Santa Bárbara de Barinas.

Tras la evacuación del lugar de los sobrevivientes, los grupos de socorristas trabajaron incansablemente por más de 11 horas para liberar de los hierros retorcidos los cadáveres de las víctimas, y para lo cual utilizaron equipos de oxicorte y las llamadas “quijadas de la vida”, que les permitieron en gran parte efectuar las labores.

Foto: Enviada por un lector

La mayoría de personas fallecidas viajaban en el piso inferior del autobús, área que quedó completamente destruida por el impacto y prácticamente casi nadie de quienes estaban ubicados allí se salvó.

“Todo sucedió en segundos”

María Cáceres, Luigi Sandoval y Edgar Sandoval, y quienes lograron salir ilesos del accidente, relataron que en instantes se vieron inmersos en una gran turbulencia y segundos después en medio un gran caos, pues por encima de sus cabezas volaron personas y objetos que afortunadamente no les lastimaron.

–El autobús, previo al accidente, realizó una parada en una estación de combustible en Pedraza La Vieja, a pocos kilómetros de este lugar fue que se presentó el choque, afortunadamente el autobús no explotó al impactar contra la cañada, o de lo contrario muchas de las personas que nos salvamos habríamos muerto calcinadas, ya que el impacto fue muy fuerte y muchos no lograron alejarse del bus–relataron los sobrevivientes.

Pese a las labores desplegadas por los organismos de socorro para identificar a las víctimas, esta labor no fue posible, debido a que muchas de ellas quedaron completamente destrozadas, e incluso perdieron su documentación, razón por la cual los cadáveres fueron trasladados a la morgue del Hospital de Barinas, donde esperan el arribo de familiares que puedan aportar información y algunas características particulares de éstos y proceder a su entrega.

Aparentemente, la mayoría de personas fallecidas tendría su residencia en la capital tachirense y otras en la localidad llanera de Barinas, donde algunas de ellas tendrían como destino.

Vía La Nación

Foto: Enviada por un lector

actualidad » en esta sección

buscador