Como Debbie Johann Guerrero Mellado, de 29 años, quedó identificado un trabajador de la economía informal que fue ultimado a tiros ayer, a las 6:50 de la mañana, en la calle Dr. Carías de la ciudad de La Victoria, muy cerca de una agencia del Banco Industrial y frente a un reconocido expendio de licores de la localidad.

Según explicó la madre del hoy occiso, quien se identificó como Irma Mellado, su hijo salió muy temprano, como todos los días, a vender limpiadores de tapicería de forma ambulante, unos minutos después llamó para decir que lo habían robado y que tenía un fuerte golpe en la cabeza, sin embargo, cuando llegaron para auxiliarlo lo hallaron en el pavimento con no menos de 20 impactos de bala.

Tal como comentó la dama a las autoridades, desconoce si su hijo había tenido algún problema con alguien, aunque señaló que se trataba de una persona tranquila y trabajadora que hace más de un mes había llegado de la Isla de Margarita, lugar donde tenía varios meses comercializando sus productos.

Según se supo, el hoy occiso residía junto a su madre y una sobrina en la casa sin número del callejón América, ubicado en el barrio Campo Elías al norte del municipio José Félix Ribas, dejando con su muerte en la orfandad a una pequeña de 9 años que vive con su madre en otro sector de la ciudad.

El hecho ocurrió frente a decenas de testigos que a esa hora se preparaban para abrir sus comercios, quienes apuntaron que el hombre fue sorprendido por varios sujetos que lo interceptaron en esta zona del centro de la ciudad, luego de bajarse de un vehículo marca Daewoo, modelo Cielo, de color blanco, en el que los antisociales, luego de acribillar a su víctima utilizando un arma de repetición automática, huyeron tomando la ruta hacia San Mateo.

Testigos presenciales apuntaron además que el hombre había sido despojado de un bolso y todas sus pertenencias a punta de golpes minutos antes de que fuera alcanzado por la muerte, presumiéndose que los mismos que lo habían “molido a palos” a pocos metros del lugar del crimen, hayan sido quienes acabaron con su existencia por motivos que hasta la fecha son materia de las investigaciones del Cicpc Subdelegación La Victoria.

Aunque muchos aseveraron que el vehículo de los homicidas se trataba de un Cielo, otros señalaban que era un Fiesta Power y aunque en ambas versiones coincidía el color blanco, una de ellas agregaba a dos personas a bordo de una moto Jog, que a toda velocidad circulaba detrás del misterioso carro.

Por lo pronto serán los sabuesos de la Policía Científica quienes tendrán la tarea de esclarecer este lamentable suceso, cuerpo que envió una comisión al lugar para abrir las investigaciones y recogió unos 40 cartuchos 9 milímetros que quedaron esparcidos alrededor del cadáver, constatando además las múltiples heridas que tenía el cuerpo, la mayoría de ellas a la altura de la cabeza.

Via “ El Aragueño

actualidad » en esta sección

buscador