La capacidad armada de Venezuela es mayor que la de Colombia pero la experiencia de los soldados colombianos, que llevan más de 40 años en guerra, compensaría con creces esa deficiencia en caso de conflicto militar. Así lo dice un análisis que hoy publica El País de Cali.

La posibilidad de un choque bélico entre Colombia y Venezuela, que hasta hace poco parecía un asunto de ficción, hoy no se ve tan imposible.

Y menos cuando el propio presidente venezolano puso el tema sobre el tapete cuando acusó a su colega colombiano de “estar fraguando una conspiración, actuando como peón del imperio norteamericano, lo que es una provocación bélica contra Venezuela”.

Es que estos dos vecinos y buenos socios comerciales llevan tres meses haciéndose fieros de un lado al otro de sus 2.000 kilómetros de frontera, desde noviembre pasado, cuando el presidente Uribe descartó la mediación de su homólogo venezolano con las Farc.

Aunque Chávez se ha destacado por su incontinencia verbal contra diferentes mandatarios, las declaraciones en las que acusó al gobierno de Colombia de estar aliandose con Estados Unidos para urdir una agresión militar contra su país, aumentaron la preocupación de que la crisis diplomática que viven ambas naciones de pronto pueda pasar a mayores.

Eso, sumado a la militarización de las fronteras por parte de la guardia venezolana para controlar el paso ilegal de alimentos subsidiados en ese país hacía nuestro territorio ponen a pensar ¿qué pasaría si ese país pasa del dicho al hecho, si el conflicto entre Colombia y Venezuela pasa al plano bélico?

Capacidad armada vs experiencia

Al realizar una mirada detallada y comparar las fuerzas de cada bando y las condiciones que los afectan, el panorama tiende al equilibrio.

Un informe de la Fundación Seguridad y Democracia indica que desde el 2004 el gasto militar venezolano supera los 4 millardos de dólares, la mayoría está concentrado en compra de equipos y armas. Entre las adquisiciones están 24 aviones de combate SU-30, 53 helicópteros de transporte y ataque, un sistema antiaéreo de corto y mediano alcance M1-Tor, 100.000 fusiles de asalto y el montaje de dos plantas industriales en este país para la fabricación de los fusiles y de su munición.

También tienen planes de compra de otros sistemas de armas, específicamente el sistema de misiles antiaéreos de largo alcance SS-300, de fabricación rusa.

El gasto militar en Venezuela aumentó entre el 2004 y el 2006 en un 46,04%, siendo el país de la región que más ha aumentado la asignación de recursos a este rubro.

Aunque fuentes militares reconocen que la capacidad armada del vecino país es mayor que la nuestra, aseguran que la experiencia de los soldados colombianos compensaría con creces esa deficiencia. Colombia lleva más de 40 años en guerra y su Fuerza Armada es una de las más capacitadas de Suramérica.

Gran parte de los soldados colombianos son profesionales, están activos y se entrenan a diario en el conflicto interno.

En cuanto al tamaño de los ejércitos, el número de efectivos colombianos es siete veces más grande que el venezolano. Colombia cuenta con 258.000 hombres, sin incluir los efectivos de la Policía, por lo que es el segundo Ejército más grande de América del Sur. Sin duda éste, por si sólo, es un argumento disuasivo frente a cualquier agresor.

Inventario militar

Pese al gran tamaño de su Ejército, según Seguridad y Democracia, éste un país con bajos niveles de entrenamiento y alistamiento para guerras convencionales. Una muestra de esto es que no cuenta con unidades disponibles de vehículos de combate blindado, siendo el único país de la región sin caballería mecanizada. Entre tanto, Venezuela tiene 109 tanques ligeros y 81 pesados.

Claro que Colombia es el segundo país en Suramérica que en la última década ha destinado más recursos al gasto militar, precisamente detrás de Venezuela. Pero esta inversión, en su mayoría, se ha enfocado para capacitación del personal y logística de inteligencia aplicable en el conflicto interno.

Es así como el Ejército cuenta con 106 helicópteros, la flotilla más importante de la región y tiene la fuerza de ataque más importante compuesta por 31 helicópteros, de los cuales 14 son del tipo AH-60 Arpía. También se fortaleció la capacidad de fuego desde el aire, determinante para inclinar la guerra interna a favor, con la compra de 24 aviones Súper Tucano.

Tigres de papel

Aunque el tema de la confrontación bélica ha sido sugerido por el propio presidente Chávez, cuando en uno de sus pronunciamientos les pidió a las Fuerzas Armadas “estar atentas”, los diferentes expertos consultados por El País creen que es poco probable que Colombia y Venezuela lleguen a una guerra.

Las voces

El general (r) Raúl Baduel, ex comandante del Ejército venezolano y antiguo ministro de Defensa del gobierno de Chávez, descartó una confrontación entre ambos países. “Cuando he hablado de una amenaza a la seguridad y defensa de la Nación y la integridad territorial, no me he referido a que haya una amenaza territorial entre ambos países. Las declaraciones de solidaridad a las Farc por parte de Chávez podrían devenir en acciones de acogida en nuestro territorio a ese factor generador de violencia en Colombia y en Venezuela”.

Agregó que la compra de armas y aeronaves por parte de su país tienen un carácter defensivo.

De forma similiar piensa Federico Welsch, profesor de Ciencias Políticas de la universidad Simón Bolívar de Caracas. “Ninguno de los dos países está preparado para una guerra externa. Por ejemplo, el ejército colombiano tiene demasiadas responsabilidades domésticas y en el caso del ejército venezolano, la atención está centrada en el recambio y los procesos internos”.

Por su parte Armando Borrero, exconsejero presidencial para la defensa y la seguridad de Colombia, cree que “el proyecto de Chávez para unir, bajo la sombrilla bolivariana, a los países andinos, sufriría un duro revés. Mientras que Uribe tendría que redoblar la apuesta económica para enfrentar a las Farc y mantener a raya a Venezuela, lo que con seguridad afectará la economía del país”.

Finalmente ninguno de los dos analistas ve posible que la actual situación rompa los nexos que durante siglos han construido ambos vecinos.

Welsch dice que “Venezuela depende de la importación de alimentos de Colombia y ésta última considera a su vecino como un mercado vital para sus exportaciones. En síntesis, creo que debe imponerse la realidad de unas relaciones comerciales muy sanas y fuertes”.

Arsenal de Colombia

- 280.000 soldados tiene el Ejército colombiano.

- 140.000 efectivos conforman la Policía Nacional.

- 25 aviones Súper Tucano A-29B fueron adquiridos recientemente. Tienen un sistema de entrega de armas, lo que permite a los pilotos mayor precisión en las operaciones de combate.

- También se cuenta con aviones de guerra OV-10 Bronco y K-fir.

- Cuatro fragatas misileras. Estos barcos fueron diseñados para cumplir misiones en guerra de superficie, antisubmarina, antiaérea, electrónica, de búsqueda y rescate e interdicción marítima. Colombia también cuenta con un submarino.

- Se compraron hace poco misiles Spike. Estas son armas que sirven para atacar tanques blindados desde una distancia de entre dos y cuatro kilómetros.

Arsenal de Venezuela

- 34.000 soldados tiene el Ejército.

- 11.300 la Naval.

- 7.000 la Infantería de Marina.

- 5.500 la Fuerza Aérea

- 20.000 la Guardia Nacional.

- 196 tanques de combate blindados sobre ruedas.

- 272 Transportes blindados de personal.

- 175 Misiles antitanque Bofors M-40.

- 210 Unidades de artillería de campaña y antiaérea.

- 16 Unidades de artillería autopropulsada.

- 81 helicópteros artillados, 4 de patrullaje, 48 utilitarios y 27 de entrenamiento .

- Lanzapuentes MLC-70 Leguan, puente Fairey de 60 toneladas y puente flotante M4T6 del Reino Unido.

- Sistemas de comunicación, Ericsson Giraffe 75.

- Radares y sistemas de control de tiro, Thomson Atila.

Análisis publicado hoy en “El País” de Cali

actualidad » en esta sección

buscador