El empresario Ricardo Fernández Barrueco, cuyos bancos fueron intervenidos esta mañana, se encuentra en estos momentos detenido en la sede de El Helicoide de la Disip.

Unidades de la policía política se presentaron este mediodía en su domicilio y exigieron la presencia del empresario, quien no se encontraba ahí en ese momento. Una vez enterado, Fernández Barrueco acudió voluntariamente al Helicoide, donde se le informó que quedaba detenido.

En ningún momento se le han mostrado, según sus propias palabras, órdenes de allanamiento a su domicilio ni de detención en su contra.

Alrededor de las 5 de la tarde, el abogado de Fernández, Reynaldo Gadea, confirmó a Noticias24 la información.

“Mi cliente se presentó voluntariamente en la Disip y ahí le informaron que quedaba detenido”, expresó.

Asimismo, añadió que aun no le han enseñado ninguna orden de detención ni le han informado de los motivos de su privación de libertad.

PRONUNCIAMIENTO DE LA FISCALIA

Posteriormente, la Fiscalía, en una nota de prensa, aclaró que existía una orden de aprehensión contra el empresario, dictada por el Tribunal de Control nº 11, y que en las próximas horas será presentado a Tribunales.

Está acusado, según la mencionada nota de la Fiscalía, por la presunta comisión de delitos previstos y sancionados en la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Reforma Parcial de la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras.

ANTECEDENTES

Cabe destacar que entre septiembre y octubre de este año, Fernández Barrueco adquirió a través de su grupo empresarial los cuatro bancos que resultaron intervenidos este viernes por el Gobierno nacional, (Banco Canarias, Banpro, Banco Confederado y bolívar Banco) así como mantiene negocios en el área de alimentos y vende productos a la red de Mercal, por lo que es conocido como “el zar de Mercal”.

En el caso del Banco Confederado, el superintendente de bancos Edgar Hernández Behrens informó que esa institución incumplió las regulaciones al “conceder financiamiento con sobregiro a Fernández” y adquirir certificados de participación por unos 283,7 millones de dólares de las empresas Inverfactoring C.A. y Activos Corporativos AG.

De igual modo, bolívar Banco y Banpro también desacataron la regulación al financiar con sobregiros a Fernández y comprar certificados de Inverfactoring y Activos Corporativos AG por unos 269,76 millones de dólares y 289,76 millones de dólares, respectivamente.

Por otra parte, Fernández Barrueco aspiraba hacerse con la empresa de telecomunicaciones Digitel, en manos de Oswaldo Cisneros, en una operación estimada en 742 millones de dólares, la cual fue negada este 18 de noviembre por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel).

actualidad » en esta sección

buscador