Noticias24.- En su Cifrado de hoy, Orlando Urdaneta recuerda aquella película de Enver Cordido de la que fue protagonista en 1976: Compañero Augusto. En el film, Urdaneta interpretaba al guerrillero Augusto Cárdenas, pacificado y convertido en un burgués.

Cifrado
Orlando Urdaneta

Compañeros Augustos

No puedo entender como un importante sector de la cultura revolucionaria se niega a rescatar una pieza del cine nacional como lo es Compañero Augusto.

Un filme que, no solo exalta la lucha en las montañas, sino que además retrata con ironía y sarcasmo a un fiero luchador politico. Comandante guerrillero devenido en publicista por obra de la pacificación. Que se entrega sin vacilarlo a las mieles del dinero. Al poder económico y la vida licenciosa. Así de churro como suena. Así de cine azteca como suena. A puro Churubusco cincuentoso. Solo que éste, es cine criollo setentoso.

Augusto Cárdenas, el protagonista, baja de la montaña y muy pronto escala alto, en la cadena alimenticia del mercado publicitario. Llega convertirse en un exitoso ejecutivo de Mercedes “cajita de fósforo” y todo. Desprecia y se distancia de sus antiguos compañeros de lucha. Humilla a modelitos con aspiraciones, a las que prostituye junto con él, para el logro de sus fines. Es decir, otra jugosa cuenta publicitaria para la Agencia.

Pero este hombre de izquierda devenido en vendedor de salchichas, se cuestiona a cada paso, esa nueva vida. Los recuerdos de la lucha, lo acechan en todo momento y lugar. Se ve a sí mismo, barbudo, hambriento. Vestido de verde. Con una metralleta chingando del hombro. Sucio y cansado, pero con la moral revolucionaria muy en alto. Con la mirada fija en rescatar el poder para los más desposeídos.

Mientras Clement le prueba un traje, Augusto recuerda la toma militar de un pueblito. El asalto a la bodeguita del caserio, para robarse latas de comida. Reprende a otro guerrillero porque descubre que esta llevando algün sofisticado manjar. Le regala una bala a una bella chica, junto con la promesa de un mejor país.

Claro, éste guerrillero no se enfrenta a la guardia, ni a los cazadores, en ninguna escena del filme. Si se rodara hoy, tampoco se enfrentarían. Se abrazarían fraternos. Como compañeros de armas que son. FARC y FAN. FAN y FARC.

La diferencia es que, aquella sí era una película. Y ésta, es la realidad. La diferencia es que en aquella película, las armas y las balas eran de utilería, que llaman. La diferencia es que ahora los compañeros augustos son de verdad. La prostitución y el tráfico de droga son una verdad, promovida por el Narcomascante en Jefe de las FARCSAS ARMADAS.

Y lo más triste para el deshonor de nuestros hombres de uniforme, es que éstos compañeros augustos que estrenan Hummers, adquieren mansiones, compran aviones, y unen tres penthouses para dominar toda la terraza del lujoso condominio; Sí asesinaron guardias nacionales. Sí mataron soldados venezolanos. Sí derramaron la sangre de sus compatriotas. Militares y civiles. Vienen chorreando sangre desde los sesenta. Desde El Encanto hasta Venezolana de Televisión. Y todo, para ésto.

Todo, por la ambición de conocer el olor a tapiceria de cuero. Por sentir el peso de las joyas en su cuello y muñecas. Por tener casa en Margarita. Mansion en Weston. Apartamento en Europa. Y esa cuenta en el extranjero, bien buchona.

Se ahogan en corbatas y zapatos italianos. Entre accesorios y trajes de marca. O de grandes firmas. La asamblea huele como el primer piso de Macy’s. Pura colonia fina. Puro perfume caro.
¿Y los pobres? Siguen oliendo a lo mismo. Solo que ahora son más.

Ya no hay pobreza. La alquimia revolucionaria la convirtió en miseria.

Como me decía un personaje en la película: Es más fácil bajar que subir

Porque en la película, como en el régimen, también hay gente bien intencionada y honesta. Como la hay en esa izquierda que, desde el primer día, apenas vió venir el mosquero, se tapó la nariz.
Si tú creiste en esta revolución. Si tenías en el gobierno de los pobres, todas tus esperanzas. Si creiste alguna vez que la llegada de los antiguos guerrilleros, de los comunistas de convicción al gobierno, te abriría las puertas para salir de la pobreza: Búscala. Trata de conseguir Compañero Augusto y no dejes de verla. Allí esta retratado desde el Narcomascante en Jefe con todo su tren de gobierno, hasta el último de los funcionarios de esta farsa en epílogo.

actualidad » en esta sección

buscador