Opinión 04 / mar / 2008 8:14 am 206 comentarios

Julio Borges y sus incoherencias


Julio Borges no deja de sorprender al país con sus incoherencias y contradicciones que rozan el más espantoso de los ridículos. Hoy escribe una columna en “El Universal” donde critica a la dirigencia opositora (como si el no lo fuera), de nuevo a la Coordinadora Democrática (donde él fue uno de los dirigentes más destacados), e insólitamente a quienes hoy se están lanzando como candidatos a Alcaldes y Gobernadores.

Cómo si Primero Justicia no estuviera postulando candidatos en todas partes y, como si él, no hubiera sido en el 2005 quien primero se lanzó como candidato a la Presidencia.

Borges no estuvo presente ayer en la rueda de prensa de la dirigencia opositora donde se fijó posición sobre el conflicto con Colombia.

Esto es lo que hoy dice Borges:

Venezuela merece una dirigencia distinta. Tenemos 10 años quejándonos de Chávez y el chavismo y hasta la fecha no hemos podido cuajar una alternativa distinta. Nos quejamos de cosas ciertas: el Gobierno es corrupto, arbitrario, regala el dinero de los venezolanos, abusa del poder, ha secuestrado las instituciones, miente y un larguísimo etc. Pero buena parte del país no lograr ver, entre quienes no estamos con el oficialismo, la esperanza de un liderazgo diferente.

Desde que era estudiante en la universidad, fundé Primero Justicia como un movimiento para proponer algo nuevo y mejor al liderazgo de los partidos tradicionales; siento que hemos logrado, todavía a medias, nuestro cometido. Primero Justicia ha cometido el error en la historia reciente de caer en la trampa de una idea falsa de unidad y nos hemos visto retratados con los partidos y dirigentes que siempre hemos criticado.

Sin embargo, luego de la experiencia negativa de la Coordinadora Democrática, Primero Justicia optó por seguir su conciencia y su camino; intentando redefinir bien el concepto de la unidad.

Unidad no es una ensalada de partidos políticos, unidad no es agruparse todos los que están en contra de Chávez. Unidad es entender que hay que tener la fuerza suficiente para poder presentar un liderazgo que supere la fractura que vive Venezuela. Unidad es volver a vivir en una sola Venezuela, no en hacer un bloque de oposición.

Escribo estas líneas porque debo criticar la manera como se está dando el proceso de las elecciones regionales frente a una Venezuela cuajada de problemas gravísimos. Frente a esta realidad, la respuesta de quienes quieren dirigir al país es: yo quiero ser candidato.

Ojo, quiero ser claro. Debemos tener buenos y renovados liderazgos para asumir el desafío de las elecciones regionales este año, pero de allí a que haya partidos que para una posición tengan más de doce candidatos o que gente que era abstencionista ayer hoy sea candidato o que en sitios donde existen liderazgos sólidos se lance gente por lanzarse, a mi modo de ver es criticable.

Por una razón muy concreta: una cosa es ser candidato y otra distinta es ser líder. Venezuela está buscando líderes para que asuman este reto de las regionales para lograr salvar un país con graves problemas. Venezuela no está buscando candidatos para hacer una fiesta en el Titanic.

actualidad » en esta sección

buscador