En las elecciones presidenciales de Chile del próximo domingo 13 de diciembre, compiten cuatro candidatos, uno de derecha, uno de centro, un izquierdista y un independiente de izquierda.

Estos son sus perfiles:

Sebastián Piñera

Foto: AFP

Un multimillonario con importantes intereses en una aerolínea comercial, en el equipo más popular de fútbol y dueño de un canal de televisión, postula por tercera vez a la presidencia de Chile.

Piñera, de 60 años de edad, representa a la ultraderechista Unión Demócrata Independiente (UDI) , y a la derechista Renovación Nacional, que fueron el sostén civil de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

Aunque en la búsqueda de los votos de centro, no se cansa de repetir que en 1988 se opuso en un plebiscito a que Pinochet siguiera en el poder hasta 1998.

Piñera, un economista con un doctorado en Harvard, perdió por siete puntos ante la presidenta Michelle Bachelet en la segunda vuelta, en 2006.

Las encuestas coinciden en que ganará la primera vuelta el domingo, pero que no obtendrá el 50% más uno de los sufragios, lo que lo llevará a enfrentarse el 17 de enero al candidato oficialista Eduardo Frei, o a Marco Enríquez-Ominami, que renunció al Partido Socialista para postularse como independiente.

AFP

El último sondeo del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea no descartó que triunfe el domingo.

Piñera ha recorrido varias veces el país y su campaña electoral no cesó tras el triunfo Bachelet y siempre estuvo en el primer plano, con proyectos políticos y medioambientales, como limpiar y hacer navegable un río que atraviesa la ciudad, cual Sena de París. También compró un parque de 115.000 hectáreas en el extremo sur chileno.

Practica múltiples deportes riesgosos y hasta pilotea helicópteros.

Según la revista Forbes 2009, su fortuna bordea los 1.000 millones de dólares, y ante las críticas por no separar los negocios de la política, en abril delegó parte de su patrimonio en cuatro administradoras de fondos de inversiones.

Conservó el 26% de sus acciones de la aerolínea Lan, el 14% de Colo Colo, el equipo más popular del fútbol chileno, y el 100% de un canal de televisión, y “unas sociedades cerradas e inversiones en el extranjero, lo que suma la tajada más suculenta de su fortuna”, afirma el periodista e investigador Manuel Salazar, en su libro “Sebastián Piñera”.

Los inicios de su fortuna se remontan a los 80, al traer a Chile las tarjetas de crédito.

El 2007 pagó una multa de 730.000 dólares porque la Superintendencia de Valores y Combustibles lo acusó de no abstenerse de comprar acciones de Lan, aunque conocía anticipadamente sus resultados financieros por integrar el directorio. La Superintendencia no llegó a acusarlo de uso de información privilegiada.

Pagó otra multa de 88 millones de dólares al Departamento de Justicia de Estados Unidos por “conspirar” mediante Lan Cargo para encarecer los precios de transporte desde y hacia Estados Unidos.

Dijo que si triunfa, venderá sus acciones de Lan, pero conservará las del equipo futbolístico y del canal de televisión.

Su programa promete fuertes inversiones en educación y seguridad ciudadana, creación de empleos y aliciente a las pequeñas y medianas empresas.

Se opone al aborto y afirma que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Su aparición en la franja electoral televisiva junto a una pareja de homosexuales irritó a sus socios de la UDI, y sus adversarios lo criticaron por prometer terminar con los largos procesos a unos ex 750 militares acusados de violaciones a los derechos humanos. El desmintió el acuerdo.

Eduardo Frei

Foto: El ex mandatario Eduardo Frei Ruiz-Tagle, centro, candidato a la presidencia, habla en una rueda de prensa en Santiago el lunes 7 de diciembre de 2009, para referirse al fallo de un juez que acusó a seis personas de homicidio del padre del candidato, el ex presidente Eduardo Frei Montalva en 1982. Junto a Frei, aparece su esposa Marta Larraechea, izquierda, y su hermano Francisco Frei. (AP Foto/Roberto Candia)

Inclinado más a la izquierda de lo que fue su gobierno en la década de los 90, el demócrata cristiano Eduardo Frei busca una segunda oportunidad de gobernar a este país en representación de la coalición de centroizquierda de la presidenta Michelle Bachelet.

Frei, de 67 años, se proclama como heredero de Bachelet en un afán de conquistar el apoyo que tiene la popular mandataria socialista, que debe dejar el mando el 11 de marzo, a quien resulte ganador de los comicios cuya primera vuelta se realiza el domingo 13 de diciembre.

El ex mandatario gobernó de 1994 a 2000 como el segundo presidente de la coalición de centroizquierda que tomó el poder en 1990 tras el retorno a la democracia luego de la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990).

AFP

Hijo del fallecido ex presidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970), Frei Ruiz-Tagle llegó tardíamente a la política, al incorporarse a fines de los 80 a la coalición que luchaba por el restablecimiento democrático.

Las encuestas le otorgan un segundo lugar en los comicios del domingo, tras el favorito derechista Sebastián Piñera, y en estrecha lucha con el independiente y ex oficialista Marco Enríquez-Ominami, que figura tercero en los sondeos

Ingeniero de profesión, Frei conquistó la representación oficialista en abril luego de una controvertida elección primaria, de la que fue marginado Enríquez-Ominami, que decidió abandonar la coalición gobernante y lanzarse como candidato presidencial independiente.

Frei no sólo parece haber evolucionado en su pensamiento político, sino también ha cambiado su rostro a menudo serio e inexpresivo y modificó su vestir rigurosamente formal, para aparecer más sonriente y con vestimenta incluso deportiva. En sus actos públicos suele hacer bromas y hasta intentar pasos de baile.

Sus críticos resaltan el giro a la izquierda que ha tenido el ex mandatario demócrata cristiano en un intento, dicen, por conquistar los votos de la dispersa izquierda chilena o por retener a los izquierdistas que se declaran afines a la coalición de centroizquierda gobernante.

En otro gesto a los izquierdistas destacó la figura del presidente socialista Salvador Allende, derrocado en el golpe militar de 1983.

“Somos sucesores de los grandes presidentes del siglo pasado”, entre ellos Allende, sostiene.

Como declarado heredero de Bachelet señala que continuará su política social y que fortalecerá el rol del estado.

Como ampliación de los programas sociales de la gestión de Bachelet, Frei se propone ampliar a seis meses el permiso postnatal de las madres y extender el sistema preescolar. En material laboral su programa contempla reformar el código del trabajo en conjunto con los gremios de trabajadores y empresarios.

En otro gesto hacia los sectores denominados progresistas Frei se ha declarado firme partidario de “la píldora del día después”, como también de reglamentar las relaciones homosexuales y de legislar sobre el aborto terapéutico.

Marco Enríquez-Ominami

Partido: Carece de apoyo partidario, lo apoyan desencantados de la coalición oficialista, intelectuales jóvenes, artistas, grupos ambientalistas.

Tendencia: Izquierda.

AFP

Primera vez que postula a la presidencia.

Antecedentes: Renunció en junio al Partido Socialista, electo diputado en 2005, su período vence en marzo de 2010.

Profesión: filósofo, cineasta.

Jorge Arrate

Partido: Coalición Juntos Podemos, que incluye al Partido Comunista, lzquierda Cristiana, y varios grupos pequeños sin inscripción legal.

Tendencia: Izquierda.

Primera vez que postula a la presidencia.

Antecedentes: Renunció al Partido Socialista en enero de 2009, después de 46 años de militancia. Fue ministro de los presidentes Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Estuvo exiliado en Roma, Berlín Oriental y Holanda, entre 1973-1987.

Profesión: abogado y economista. Siguió un doctorado en economía en Harvard y obtuvo el grado de master of arts en economía.


Copyright 2009 The Associated Press.

A continuación la infografía de las posisiones en las encuestas de los tres candidatos principales a la presidencia de Chile:

actualidad » en esta sección

buscador