La nueva Policía Nacional Bolivariana entró en funciones este domingo en Venezuela con el primer despliegue de un millar de efectivos ordenado por el presidente Hugo Chávez, que declaró estar atendiendo uno de los problemas “más sentidos” de la población venezolana.

Fotos: Zurimar Campos / ABN

“Nace hoy la policía nacional”, declaró Chávez durante su programa dominical ‘Aló, Presidente’, transmitido desde las calles del municipio Libertador en la popular zona oeste de la capital venezolana, donde se inició el despliegue policial.

“Estamos muy felices”, declaró Chávez. “Estamos atendiendo uno de los problemas más sentidos de nuestra población como es la seguridad en las calles, la prevención del delito”, añadió el mandatario, al reconocer la percepción ciudadana sobre el deterioro de la seguridad pública.

“Vamos a derrotar el crimen desde la prevención y también desde la acción”, describió, enumerando “crímenes, atracos, homicidios, violencia”.

“No podemos fallarle al pueblo, y no le fallaremos”, aseguró. “Que arranque el primer patrullaje”, ordenó el presidente.

El nuevo cuerpo policial depende directamente del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia. Hasta ahora, las policías eran municipales y estatales y según analistas, se han vuelto incapaces de hacer frente a la creciente inseguridad en el país sudamericano. La población, además, las percibe como corruptas.

Sobre la nueva policía nacional, Chávez ha señalado que tendrá “rigor moral” y que los ciudadanos “podrán confiar” en ella.

Según estimaciones de la institución, en 2010 unos 5.000 efectivos habrán sido formados e ingresados paulatinamente a la policía nacional.

El gobierno de Chávez, iniciado en 1999, no entrega cifras globales sobre delitos y crímenes desde hace meses, sin embargo el mandatario ha reconocido en el último tiempo que la inseguridad es uno de los problemas que más preocupa a los venezolanos.

Cifras extraoficiales publicadas por la prensa señalan que cada fin de semana mueren asesinadas unas 50 personas en Caracas, donde se registran unos 100 homicidios por cada 100.000 habitantes, según la organización Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV).

La tasa mundial ronda los nueve asesinatos por cada 100.000 habitantes.

La creación de la nueva policía nacional fue bien recibida por opositores al gobierno y observadores de Derechos Humanos, aunque criticaron su “politización”.

La policía “nace con problemas” cuando se la señala como “policía socialista”, afirmó el opositor alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma.

“Es inaceptable en democracia que los organismos policiales y militares sean definidos ideológicamente. La única matriz ideológica y los únicos parámetros que deben seguir son los derechos humanos”, señaló Liliana Ortega, directora de la ONG Cofavic.

El coordinador de la respetada organización Provea, Marino Alvarado, señaló que el éxito de la nueva policía dependerá entre otros aspectos del control del gobierno “sobre las irregularidades que puedan cometer los efectivos” y “la orientación con la cual se maneje al organismo, que debe estar al servicio de la ciudadanía y no del gobierno ni de parcialidad política alguna”.

El último informe anual sobre Derechos Humanos de Provea (octubre 2008-septiembre 2009), señaló que hubo un total de 205 muertos a manos de funcionarios policiales durante el período.

“El saldo más lamentable es la inseguridad. La desidia en el Ejecutivo hace que las políticas públicas sigan siendo un fracaso”, lamentó el responsable al presentar el estudio a inicios de diciembre.

© 1994-2009 Agence France-Presse

actualidad » en esta sección

buscador