El presidente acaba de anunciar la “nacionalización” de la industria del cemento. Afirma que “se pagará lo que cueste” a las empresas privadas del sector. La mexicana CEMEX apunta como la gran perjudicada de la decisión de Hugo Chávez.

El Presidente ha ordenado a la Procuradora General de la República y al Ministro Jesse Chacón que, a partir de mañana, se den los pasos jurídicos necesarios para poner en práctica su “orden”.

“Nacionalícese”, dijo Chávez.

Hay que recordar que, en los Estados de Derecho, las nacionalizaciones no pueden decretarse por capricho presidencial sino que deben estar fundamentadas en “razones de interés público y nacional” debidamente justificadas.

También, entre las empresas perjudicadas, se encuentra Cementos Caribe, que pertenece a Holcim (Venezuela) C.A., empresa del grupo suizo Holcim, compañía internacional conocida antes como Holderbank,

actualidad » en esta sección

buscador