El presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo el domingo que su Gobierno tomará cualquier banco que falle, y advirtió que una institución a la que evitó nombrar se acerca peligrosamente al límite, a pocas semanas de una minicrisis que derrumbó a ocho bancos pequeños.

Desde noviembre, el Gobierno intervino ocho bancos por problemas de solvencia y capitalización pero todos ellos juntos tenían sólo alrededor de un ocho por ciento de los depósitos del sistema.

“Hay un banco que se está acercando peligrosamente. El sabe quien es, y a mí no me van a estar chantajeando (…) que ‘si mi banco cae, cae el sistema’”, dijo durante su programa semanal de radio y televisión, “Aló, presidente”.

Ya nosotros estamos probados. Banquero que se resbale le quito el banco del tamaño que sea”, dijo despertando aplausos de sus seguidores antes de dejar de lado el tema sin dar más detalles para dedicarse a comentar asuntos agropecuarios.

Una decena de ejecutivos bancarios se encuentran presos por las investigaciones contra las instituciones intervenidas, incluyendo a Ricardo Fernández Barrueco, que mantenía amplios negocios con el Gobierno, y Arné Chacón, hermano de un cercano ministro de Chávez que dejó el Gabinete por el escándalo.

Fernández y Chacón lideraban dos grupos financieros que agrupaban el conjunto de bancos.

Venezuela abrió en diciembre el nuevo banco estatal Bicentenario fusionando tres de las entidades intervenidas, lo que fortalece la participación estatal en el sector.

Los bancos Confederado, Bolívar y Central -cerrados desde noviembre-, y el estatal Banfoandes están en el Bicentenario.

Chávez amenazó el año pasado con nacionalizar la banca si encuentra incumplimientos de la ley, pero luego suavizó su discurso. También invitó a los banqueros a dedicarse a otras actividades financieras y entregar las instituciones.

El militar retirado, que dice conducir una revolución socialista en favor de los pobres, amenazó minutos antes con confiscar cualquier negocio que pretenda especular tras la devalución que decretó el viernes.

El bolívar pasó de cotizarse a un tipo de cambio único de 2,15 bolívares/dólar a uno diferenciado de 2,6 bolívares/dólar para productos básicos como alimentos y medicinas y uno “petrolero” de 2,4 bolívares/dólar.

Vía Reuters

actualidad » en esta sección

buscador