Foto: El presidente de Venezuela, Hugo Chávez (i), toma juramento al nuevo vicepresidente del Gobierno, Elías Jaua (d), hoy, martes 2 de febrero de 2010, en el Teatro Teresa Carreño de Caracas (Venezuela). El gobernante nombró también como nuevos ministros de Cultura y Turismo a Farruco Sesto y a Alejandro Fleming, respectivamente durante la conmemoración del undécimo aniversario de su llegada al poder tras ganar las elecciones presidenciales de diciembre de 1998. EFE/Prensa Miraflores

En su edición de hoy, Tal Cual publica un artículo que muestra las diferentes visiones que le han dado, desde la oposición y el oficialismo, a la salida “Por la puerta trasera” de siete ministros venezolanos, en sólo tres semanas.

Este es el artículo publicado este miércoles en el Diario Tal Cual:

La inesperada destitución de Eduardo Samán del Ministerio de Comercio ­anunciada por el presidente Hugo Chávez el pasado sábado 13 de febrero, durante la inauguración de la cadena de hipermercados Bicentenario­ lleva hasta siete el número de integrantes del Gabinete Ejecutivo que han salido de sus cargos en apenas tres semanas.

Samán es el primero en ser despedido, pues los demás habían renunciado. La desbandada empezó el 25 de enero, cuando el vicepresidente y ministro de Defensa, Ramón Carrizález, dimitió junto con su esposa Yubirí Ortega, ministra del Ambiente.

Según el comunicado oficial, la salida de ambos fue por razones “estrictamente personales”.

Ese día también abandonó su cargo, argumentando motivos de salud, otro funcionario vinculado a Carrizález: el presidente del Banco de Venezuela y ministro de Estado para la Banca Pública, Eugenio Vásquez Orellana.

En principio se dijo que el mandatario nacional no había aceptado la renuncia, pero luego se confirmó su dimisión. Una semana más tarde, el 2 de febrero, dejaron sus puestos los ministros de Cultura, Héctor Soto, y Turismo, Pedro Morejón.

El primero alegando razones personales y el segundo por motivos hasta ahora desconocidos. Esta vez fue el propio Chávez quién oficializó la noticia, durante el acto realizado para celebrar los once años de su llegada al poder.

Ocho días después, el 10 de febrero, llegó una nueva renuncia. Carlos Rotondaro abandonó su cargo de ministro de Salud, aunque conservó la presidencia del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales. Este caso tiene cierta similitud con el de Samán, quién aparentemente mantendrá la dirección del Indepabis.

La cantidad de cambios ministeriales, ­la más numerosa desde que Chávez renovó a casi todo su gabinete en enero de 2007, al asumir su segundo período presidencial­ se ha prestado para todo tipo de interpretaciones, tanto entre los seguidores del mandatario nacional como entre quienes militan en la oposición.

Entre los detractores del gobierno las hipótesis más sonadas son dos. Por un lado que Chávez ­agobiado por los problemas que afronta el país: recesión, inseguridad, sequía­ está buscando funcionarios más eficientes.

Por el otro, que el Presidente quiere profundizar el socialismo ante la posibilidad de tener una Asamblea Nacional que no sea tan sumisa.

Pero en el lado de los seguidores del mandatario no se inclinan por ninguna de estas hipótesis. Se habla, más bien, de una pugna interna en las esferas más altas del gobierno nacional cuyos primeros resultados han dejado un sabor amargo en los militantes del PSUV.

La mayoría de los ministros salientes eran vistos por el chavismo de base como personas abiertas al diálogo e incluso como dirigentes cercanos al pueblo (esta última característica es atribuida especialmente a Samán, cuya salida ha generado múltiples comentarios negativos y solicitudes de explicaciones en páginas como Aporrea).

Una fuente oficialista vinculada al sector agrario, que pidió no ser citada por su nombre, responsabilizó de los cambios al nuevo vicepresidente Elías Jaua. “Él es quién ha generado todos estos malestares.

Cuando estuvo como presidente del Fides formó una ‘tribu’ con la que ha venido avanzando por distintos ministerios“.

El informante acusa a Jaua de formar parte del grupo de ministros que “son un fraude” pues no tienen logros que mostrar y siempre tienen una excusa para no acudir a dar explicaciones en la Asamblea Nacional. Pero lo que más le preocupa es que son estos funcionarios los que tienen la confianza de Chávez. “La revolución está desviada”, dijo.

LOS NUEVOS MINISTROS

Alejandro Fleming, ministro de Turismo: fungió como viceministro de Relaciones Exteriores para Europa antes de ser elegido para sustituir a Morejón.

Alejandro Hitcher, ministro del Ambiente: la designación premia su gestión en Hidrocapital, donde aplicó un plan de racionamiento de agua.

Carlos Mata Figueroa, ministro de Defensa: el general en jefe del Ejército dirigía el Comando Estratégico Operacional (CEO), cargo que conservará.

Elías Jaua, vicepresidente: su carrera en el gobierno incluye los cargos de director del Fides, ministro de Economía Popular y ministro de Agricultura.

“Farruco” Sesto, ministro de Cultura: estuvo en la Oficina Presidencial de Proyectos Especiales antes de volver al despacho que dirigió entre 2005 y 2008.

Humberto Ortega Díaz
, ministro de Estado para la Banca Pública: como presidente de Fogade desempeñó un papel importante en la reciente crisis bancaria.

Luis Reyes Reyes
, ministro de Salud: el ex gobernador de Lara y ministro de la Secretaría de la Presidencia es considerado uno de los más cercanos a Chávez.

Richard Canan, ministro de Comercio: forma parte del equipo del vicepresidente Elías Jaua, pues se desempeñaba como viceministro de Economía Agrícola.


Alejandro Hinds R.

Por la puerta trasera
Diario Tal Cual

actualidad » en esta sección

buscador