Foto: ADN.es

El opositor cubano Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano de Liberación, afirmó que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que ayer inició una visita a La Habana, es cómplice de las violaciones de los derechos humanos en el país caribeño.

“Respetamos y amamos al pueblo brasileño, pero el Gobierno de Lula no ha dado ninguna palabra de solidaridad para con los derechos humanos en Cuba. Ha sido un verdadero cómplice de la violación de los derechos humanos en Cuba”, afirmó Payá en una entrevista publicada hoy por el diario O Globo.

“Ya no esperamos ni queremos esperar nada de él”, agregó el premio Sajarov del Parlamento Europeo en 2002 y uno de los principales portavoces de los disidentes en Cuba.

Según Payá, Lula “puede llevarse de regreso cuando quiera” las inversiones de Brasil en Cuba.

En su nueva visita a La Habana, en la que se entrevistará con el presidente de Cuba, Raúl Castro, y con su hermano y antecesor Fidel, Lula visitará las obras de ampliación del puerto de Mariel, para las que Brasil ha otorgado créditos por 150 millones de dólares, que puede ampliar hasta 500 millones.

El gobernante brasileño también anunciará inversiones para la reforma de una carretera y para proyectos de la petrolera estatal brasileña Petrobras.

Payá lamentó que la embajada de Brasil en Cuba se hubiese negado a recibir a un grupo de disidentes que entregó una carta de presos políticos dirigida a Lula.

Payá lamentó que la embajada de Brasil en Cuba se hubiese negado a recibir a un grupo de disidentes que entregó una carta de presos políticos dirigida a Lula.

“Nuestros amigos presos siempre intentan llamar la atención de los visitantes. Y Lula, que estuvo preso, debería tener el coraje de encontrarse con personas que están detenidas por defender la libertad sindical, por defender los derechos de los cubanos”, afirmó.

“Pero, sinceramente, no creo que valga la pena pedir (un encuentro con Lula). Él demostró que su compromiso es con este Gobierno (el Gobierno cubano). Si tiene alguna explicación a dar, que se la dé al pueblo brasileño”, agregó.

El presidente brasileño llegó a La Habana pocas horas después de la muerte del preso político cubano Orlando Zapata Tamayo tras 85 días en huelga de hambre.

En la carta entregada el domingo en la embajada de Brasil, los presos con “licencia extrapenal” por razones de salud le piden al jefe de Estado de Brasil que interceda por su libertad cuando se entreviste con los Castro, y mencionan en particular el caso del albañil Zapata Tamayo.

Alegan que Lula puede ser “un magnífico interlocutor para obtener que el Gobierno cubano se decida a acometer las reformas económicas, políticas y sociales urgentemente requeridas, avanzar en el respeto de los derechos humanos, lograr la ansiada reconciliación nacional y sacar a la nación de la profunda crisis en que se encuentra”.

Payá admitió que los disidentes en Cuba no saben si podrán participar en el entierro de Zapata Tamayo.

“No sabemos. Aquí hay un régimen totalitario donde las cosas más elementales no son respetadas. Por eso, no sé lo que va a ocurrir”, afirmó.

Vía EFE

actualidad » en esta sección

buscador