Foto: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Henri Falcón se convirtió esta semana en el rival de más alto perfil del presidente Hugo Chávez al renunciar al partido del mandatario venezolano pero sin apartarse radicalmente del chavismo y promoviendo un “socialismo productivo“.

El militar retirado y gobernador del occidental estado Lara ha estado por años en el ojo del huracán por haber retado al Gobierno central con su propio peso y es visto como posible contendor de Chávez en la elección presidencial del 2012.

El militar retirado y gobernador del occidental estado Lara ha estado por años en el ojo del huracán por haber retado al Gobierno central con su propio peso

Pero, para imponerse al “comandante”, una aspiración que descarta de momento, tendría que enfrentar los rencores del chavismo que ya comenzó a llamarlo “traidor”, el resquemor opositor de que sea “doble agente” y las expectativas sobre su adhesión al socialismo nacionalizador del sector económico.

Pese a que Falcón se deslindó del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) al criticar su sectarismo y su concepción de lealtad, evita criticar abiertamente a Chávez, a quien asegura respetar como líder del proyecto.

En tanto, esboza su propia concepción del modelo: “Un socialismo ético, productivo (…) que no está reñido con el desarrollo. Un socialismo que combate la corrupción, solidario, de igualdad, de inclusión”.

Mientras un alcalde caraqueño acató sin titubeos una orden presidencial de expropiar varios edificios días atrás, Falcón evadió afectar de inmediato un depósito de la mayor empresa de alimentos y bebidas del país, Empresas Polar, justo antes de renunciar al PSUV, creado y liderado por el presidente.

“Aquí no está negada la empresa privada. Este es un país democrático y vivimos en un estado de derecho. Aquí hay unas normas y unos principios constitucionales”

El gobernador, un mestizo con espeso bigote, decidió reunirse con representantes de Empresas Polar para alcanzar algún acuerdo y ha dicho que el Gobierno debe analizar los pros y los contras antes de tomar cualquier medida.

“Aquí no está negada la empresa privada. Este es un país democrático y vivimos en un estado de derecho. Aquí hay unas normas y unos principios constitucionales, dijo el funcionario, un abogado de 48 años.

Venezuela ha vivido por años el impulso nacionalizador de Chávez, que ha tomado desde enormes proyectos petroleros, hasta frigoríficos y edificios comerciales.

Foto: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

¿CHAVISMO SIN CHAVEZ?

En una cadena de desencuentros, el PSUV lo expulsó de sus filas cuando en el 2008 se postuló al cargo sin su autorización, aunque luego Chávez -que lo había conocido en el Ejército- le devolvió el apoyo por su amplio liderazgo.

Algunos analistas creen que Falcón, casado y con cuatro hijos, podría abanderarse en el “chavismo sin Chávez” y conquistar a seguidores del mandatario menos radicales y de la oposición, que suele mantener en torno al 40 por ciento de simpatías en 11 años de “revolución”.

El proyecto no tiene un dueño exclusivo (…) dejó de ser de un partido para convertirse en un proyecto de país

El proyecto no tiene un dueño exclusivo (…) dejó de ser de un partido para convertirse en un proyecto de país. De manera que aquí nadie lo tiene secuestrado”, dijo Falcón con su habitual gorra calada hasta las cejas, esta vez la del equipo local de béisbol.

Falcón dejó el PSUV para irse al pequeño oficialista Patria Para Todos (PPT), un movimiento en el nunca antes militó pero que le servirá para ampliar su plataforma regional si se afianza líder y logra obtener respaldo electoral y quedarse con los nueve diputados de Lara.

El mandatario regional afirma que buscará su reelección en el 2012, pero muchos anticipan que opte por la presidencia ante un desgaste de Chávez por la crisis económica, la creciente delincuencia y deficiencia de servicios públicos.

Pero a Falcón, reconocido como uno de los líderes regionales mejor valorados en los últimos años, no le ha tocado vivir una campaña electoral con Chávez en contra, que suele crecerse en la contienda.

El estado Lara es territorio chavista. Falcón ganó la Gobernación en el 2008 con el mismo 74 por ciento que su antecesor, Luis Reyes Reyes, otro militar retirado cercano aliado de Chávez y actual ministro.

LAS PRINCIPALES FIGURAS QUE ROMPIERON CON HUGO CHÁVEZ

La ruptura de un popular gobernador venezolano con el chavismo ha vuelto a poner en evidencia las fricciones internas del oficialismo, donde quienes han aireado críticas contra el presidente Hugo Chávez suelen terminar en el ostracismo político de la polarizada Venezuela.

Chávez ha sufrido sonadas disidencias en sus 11 años en el poder, aunque hasta el momento ninguna logró infringirle un daño político relevante y, en la mayoría de los casos, quedaron como “traidores a la revolución” para unos y sospechosos chavistas para otros.

A continuación, algunas de las principales figuras que rompieron con el mandatario venezolano:

Foto: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

* Francisco Arias Cárdenas fue uno de los líderes militares del fallido golpe de Estado con el que Chávez saltó a la fama en 1992 y por el que ambos fueron a la cárcel. Aunque le apoyó para que ganara la presidencia en 1998, dos años después rompió con el mandatario y fue su rival en los comicios presidenciales del 2000, en los que ex compañeros de armas protagonizaron una campaña plagada de duros insultos y acusaciones personales.

Tras pasar varios años criticando a su ex amigo desde una posición de bajo relieve político, Arias Cárdenas finalmente hizo las paces con Chávez en el 2005 y pasó a ocupar algunos cargos menores en el Gobierno. Desde el 2008 se desempeña como viceministro para América Latina y el Caribe.

* Luis Miquilena, quien fuera uno de los mentores políticos de Chávez y su mano derecha durante los primeros años del Gobierno, rompió con su pupilo durante el breve golpe de Estado que lo apartó del poder por unas horas en el 2002. Desde entonces ha mantenido una escasa presencia en los medios, con esporádicas comparecencias en períodos de alta tensión política.

* Raúl Isaías Baduel fue considerado durante años un héroe de la revolución al dirigir en el 2002 la llamada “Operación Rescate de la Dignidad”, mediante la cual Chávez fue devuelto al poder tras el golpe de Estado. Fue Comandante General del Ejército venezolano entre el 2004 y el 2006, y ministro de Defensa hasta el 2007, cuando salió del Gobierno.

Su posterior rechazo a la reforma constitucional que planteó Chávez en el 2007 y las críticas al que fuera su compadre, le apartaron definitivamente del chavismo, que desde entonces lo considera un traidor.

En el 2009, el militar retirado fue detenido acusado de corrupción, por lo que se considera un preso político.

* Podemos, un partido político fundado en el 2002, acompañó al presidente hasta el 2007, cuando la intención de Chávez de diluir todas las fuerzas que le apoyaban en su recién creado Partida Socialista Unido de Venezuela (PSUV) los apartó del “proceso revolucionario”.

Aunque durante meses su dirección insistió en que seguían compartiendo el proyecto socialista del mandatario, finalmente una decena de sus representantes parlamentarios pasaron a la oposición. En las elecciones regionales del 2008, el cambio de bandera política pasó factura a Podemos, que perdió parte de su reducido caudal electoral.

Por Patricia Rondón Espín; editado por Silene Ramírez / Reuters

actualidad » en esta sección

buscador