Foto archivo

El ministro de Defensa chileno, Jaime Ravinet, reconoció hoy que las fallas evidenciadas en el sistema de emergencia tras el terremoto y posterior maremoto del 27 de febrero pueden dejar a Chile “vulnerable” ante un eventual ataque del exterior.

Ravinet criticó la ineficacia del sistema de emergencia, que se colapsó totalmente y mostró la precariedad del mecanismo de planificación primaria, que es “fundamental para el éxito de la (planificación) secundaria, el despliegue de fuerzas y los planes que la complementan”.

“Falló frente a la catástrofe de la naturaleza, pero pensemos que también podría haber fallado en toda esta intensidad frente a un ataque desde el exterior”, dijo el ministro, palabras que coinciden con la opinión de varios analistas de defensa.

Durante un discurso en la Escuela Militar, Ravinet informó que el presidente Sebastián Piñera dio un plazo de treinta días a varios ministerios para constituir equipos de trabajo y reformar el sistema de reacción ante este tipo de catástrofes.

Ravinet puntualizó que todo el sistema de defensa, sin perjuicio de los frentes donde se debe actuar, “opera con un país que funcione, que tiene seguridad, que tiene paz, y sin duda el colapso de la electricidad, las comunicaciones, los servicios básicos afecta la seguridad del país”.

“Hay una investigación y el presidente de la República se pronunciará al respecto. Sobre el retiro de la alerta de tsunami.

“No sólo puede ocurrir esto frente a una catástrofe, sino también frente a un eventual ataque (de otra nación)”, insistió.

“(Estuvimos) absolutamente vulnerables, creo que como lo he dicho, esto mostró una vulnerabilidad del país que no es tarea sólo de las Fuerzas Armadas, sino de todo el país”, recalcó.

Consultado sobre el informe del Servicio Hidrográfgico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) entregado el martes, Ravinet señaló que el primer fax enviado es una alerta de maremoto en donde se siguió el protocolo, pero que la explicación entregada es “insuficiente”.

“Hay una investigación y el presidente de la República se pronunciará al respecto. Sobre el retiro de la alerta de tsunami, hay una explicación que en mi opinión es insuficiente”, indicó el secretario de Estado.

El terremoto y posterior maremoto que asoló el centro y sur de Chile, dejó un saldo de 342 personas muertas, 800 mil damnificados y pérdidas por 30.000 millones de dólares.

Este martes, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, desglosó en una comparecencia en el Senado los costos del terremoto, que en los últimos días fueron refutados por otros estudios y catastros que arrojaban cifras muy inferiores.

“Un total de unos 29.700 millones de dólares, y esa es la cifra en torno a los 30.000 millones de la que ha hablado el presidente”.

Según el ministro, las pérdidas de infraestructura ascienden a 20.900 millones de dólares, más unos 7.600 millones de pérdidas debido a la paralización de la actividad productiva, el denominado lucro cesante.

A esto Larraín sumó 1.000 millones de dólares más en gastos como la remoción de escombros y alimentación de emergencias, lo que arroja “un total de unos 29.700 millones de dólares, y esa es la cifra en torno a los 30.000 millones de la que ha hablado el presidente”, indicó.

Dentro de las pérdidas en infraestructura, precisó que 10.582 millones de dólares corresponden al sector público, y 10.357 millones a infraestructura privada, cifras que no incluyen las coberturas de los seguros, que podrían superar los 5.000 millones de dólares.

“Con esto, el daño neto a la infraestructura pública, descontando los seguros, es del orden de 9.300 millones de dólares, y el daño neto privado es del orden de 6.700 millones”, estimó el ministro, quien apuntó que se trata aún de “cifras preliminares”.

Por otro lado, las autoridades chilenas decretaron el levantamiento del toque de queda a partir de este miércoles en tres de las cuatro provincias de la región del Biobío, debido a la normalización de la situación en la zona tras el sismo de 8,8 grados en la escala Richter.

El general Guillermo Ramírez, jefe de plaza de la región del Bío Bío, indicó que la medida dejará de tener efecto en las provincias de Arauco, Biobío y Ñuble, y solo se mantendrá en la provincia de Concepción, aunque se reducirá su duración a cuatro horas, desde las 01.00 (04.00 GMT) a las 05.00 horas (08.00 GMT).

Vía EFE

actualidad » en esta sección

buscador