Foto Rosalía Barreto / ABN, archivo, la imagen no está relacionada con la noticia


Un tribunal local abrió procesos judiciales a 15 carniceros y los imputó del delito de “especulación”
por vender la carne por encima del precio regulado, informó el jueves la Fiscalía.

En lo que va de la semana las autoridades han iniciado procesos judiciales contra 23 carniceros en la capital por comerciar el alimento con supuesto sobreprecio.

La acciones contra los comerciantes ocurren en medio de una creciente aceleración de precios que han llevado la inflación acumulada del primer trimestre a 5,8%, cifra que supera en más del triple las tasas de numerosos países de la región.

En los últimos doce meses los precios han crecido 26,2% presionados por la escasa oferta de productos y el alza de la cotización del dólar en el mercado paralelo del cual dependen cerca del 40% de los importadores.

Un grupo de funcionarios del organismo de protección al consumidor, con el apoyo de militares, detuvo temporalmente el pasado martes a quince representantes de doce carnicerías la capital tras unas inspecciones de sus comercios.

El Ministerio Público dijo en un comunicado que un tribunal local abrió un proceso a los quince comerciantes y los imputó por el delito de “especulación” por vender la carne por encima del precio regulado de 17,6 bolívares fuertes (unos 4 dólares) por kilo.

El Ministerio Público dijo en un comunicado que un tribunal local abrió un proceso a los quince comerciantes.

El tribunal ordenó además a los comerciantes presentarse cada quince días y les prohibió la salida del área metropolitana de Caracas durante los próximos seis meses.

De ser declarados culpables los comerciantes podrían ser sancionados con prisión de dos a seis años tal como lo prevén las leyes locales, precisó la Fiscalía.

Otros ocho carniceros fueron detenidos temporalmente el pasado lunes por policías militares y funcionarios del organismo de protección al consumidor, y trasladados al destacamento capitalino del Fuerte Tiuna.

Los ocho comerciantes también fueron imputados del delito de “especulación”, y obligados a presentarse cada quince días ante el tribunal que lleva su caso.

El comerciante William Salamanca, quien fue uno de los ocho carniceros detenidos, denunció el miércoles en el canal de noticias Globovisión que fue llevado engañado al Fuerte Tiuna y mandado a “desnudar como un delincuente” antes de ser presentado ante un juez.

Salamanca negó que esté incurriendo en especulación, y sostuvo que “lo que nosotros hacemos es trabajar, 18 horas trabajando”.

“Lo que nosotros hacemos es trabajar, 18 horas trabajando”.

La Cámara de Comercio de Caracas expresó el jueves preocupación por los proceso que se abrieron contra los carniceros, y dijo en un comunicado que en esos casos se “violan flagrantemente todas las garantías ciudadanas, (se) exponen a la vergüenza a los que ejercen el libre comercio y someten a la sociedad a la presión del odio y el resentimiento de unos contra otros”.

A inicios de año las autoridades cerraron varios centenares de comercios por incurrir en presunta especulación y el gobierno expropió la cadena de supermercados Exito, que tenía como accionista mayoritario al grupo francés Casino, por vender productos con supuesto sobreprecio.

En el país está vigente desde 2003 un control de precios, que afecta a varios centenares de productos entre los que se incluye la carne. A pesar de la política de controles Venezuela ha registrado en los últimos cuatro años la mayor inflación de la región.

La devaluación de más de 20% que acordó el gobierno a inicios de año, que llevó la paridad de 2,15 bolívares fuertes por dólar a 2,60 bolívares fuertes y 4,30 bolívares fuertes, también ha incidido sobre la aceleración de la inflación este año. En el país está vigente desde hace siete años un control de cambio.

Vía The Associated Press.

actualidad » en esta sección

buscador