Carmen Elena Benites, de 57 años de edad y Moisés Zabaleta Jiménez, de 65 años de edad, fueron asesinados a sangre fría la noche de este domingo, cuando una banda de azotes del barrio Nuevo Horizonte, en Catia, llegó a su vivienda buscando a una de sus nietas, a quien pensaban asesinar para vengar la muerte de un joven, ocurrida horas antes en la parte alta. El dramático hecho que dejó tres muertos ocurrió en horas de la tarde, cuando asesinaron a Francisco Javier Torres, de 37 años de edad, en el barrio Nuevo Horizonte, parte alta.

Según la información que se corrió en el sector, la víctima había llegado de Margarita recientemente. El hombre no tenía problemas con nadie en la zona, ni conducta delictiva, pero los homicidas le quitaron la vida en represalia con su hermano, Yordi José Torres Sifontes, conocido azote del sector a quien responsabilizan de varios asesinatos ocurridos en la zona.

Cuando este presunto delincuente se enteró de la muerte de su hermano, se armó junto al resto de su banda y fue en busca del presunto asesino. Al parecer en el asesinato de Francisco Zabaleta, actuaron cuatro delincuentes, miembros de la banda contraria y conocidos como “El Oso”, “Jhon pulga”, “Pepeto” y un cuarto sujeto no identificado.

Yorbi y su banda llegó a la casa de la familia de “El Oso”, en la calle 4, callejón Páez de Nuevo Horizonte, a las 10:00 de la noche del domingo, preguntando por la hermana de éste, una adolescente de 16 años. La jovencita los había visto venir por la carretera y se metió en la casa de sus abuelos, indicándoles que el azote se aproximaba hacia la casa.

Cuando los asesinos estaban frente a la vivienda, gritaron preguntando primero por la madre de “El oso”, quien no vive en esa casa y no se encontraba. Luego preguntaron por la hermana menor del sujeto, a quien pensaban asesinar por venganza, pero sus abuelos respondieron que no estaba.

Moises Zabaleta y su esposa, metieron a su nieta debajo de una cama, junto a otro nieto de 9 años, para esconderlos, pero casi de manera simultánea los asesinos reventaron la cerradura de la reja con un tubo y entraron.

Cuando el abuelo de “El oso” les repitió que su nieta no estaba allí y que podían verificar ellos por su cuenta, su esposa fue acribillada de siete tiros en la sala y a él lo mataron de la misma manera dentro de un cuarto, con tres disparos.

La hermana de “El Oso” y su primo de 9 años, fueron testigos del crimen y lograron salir ilesos porque se quedaron ocultos debajo de la cama. Luego de escuchar los tiros y los gritos de sus abuelos, los niños esperaron a que los delincuentes se marcharan para salir, pero ya los esposos estaban muertos.

40 años de matrimonio

Carmen Benites trabajaba como personal de mantenimiento en la Universidad José María Vargas y ya estaba por jubilarse. Moises Zabaleta trabajaba en el área de distribución de agua mineral Zenda. La pareja tenía cuarenta años de matrimonio y con cinco hijos.

Uno de los hijos de la pareja está preso en El Rodeo por el homicidio de una mujer en Nuevo Horizonte, ocurrido el primero de enero. Según la familia, quienes la asesinaron fueron miembros de la banda de “Yorbi”, pero al joven lo citaron en calidad de testigo y después lo dejaron preso en tribunales.

Vía diario La Voz

actualidad » en esta sección

buscador