Foto: Alexandra Blanco. El Nacional

Dos de los principales jerarcas católicos de Venezuela expresaron hoy su enojo por un mural pintado en las paredes de un barrio de Caracas, bastión popular del presidente Hugo Chávez, donde Jesús y la Virgen María figuran con sendos fusiles.

“Estamos manifestando nuestro más firme rechazo” por este “uso indebido de las imágenes para fines políticos y la violencia”, dijo el cardenal Jorge Urosa, arzobispo de Caracas, en declaraciones a la emisora caraqueña Unión Radio.

El mural, atribuido al grupo pro oficialista “La Piedrita” del barrio 23 de Enero, es reproducido hoy en la portada del diario El Nacional de Caracas.

“No es expresión del arte. El arte es para elevar y promover el gusto por la belleza y no la violencia ni la muerte”, remarcó el cardenal y pidió un pronunciamiento gubernamental al respecto.

“Deberían pronunciarse (las autoridades del Ejecutivo de Chávez) para que la gente afecta al Gobierno nunca promueva la violencia en imágenes sagradas, como lo son la imagen de Jesús de Nazareno y de la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela”, remarcó.

Monseñor Baltazar Porras, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, declaró a su vez al diario que publicó la imagen que con ella se siembra “odio y muerte” en la población.

Tras preguntarse si “son esos los ejemplos con los cuales se puede construir un país”, Porras reiteró que se trata de “una escalada más dentro de esa siembra permanente de odio y de violencia” que le atribuye a Chávez, quien a su vez achaca a los jerarcas católicos del país de estar “al servicio de la oligarquía”.

“No nos quedemos de brazos cruzados manifestando nuestra indignación” por estos murales, pero que “no sólo sea la indignación” lo que marque la reacción de los venezolanos, sino que se aproveche el asunto “para la reflexión”, exhortó Porras.

El prelado insistió en que imágenes como ésta funcionan, no obstante, para “desenmascarar lo que es un doble discurso” de las autoridades del Gobierno y de la mayoría parlamentaria: “aprobar una ley que prohíbe los juguetes bélicos” y a la par “realizar fuertes compras de armas”.

Esta es la leyenda de la foto que publicó hoy El Nacional:

El grupo La Piedrita plasmó en un grafiti en el 23 de Enero su particular visión de Nuestra Señora de Coromoto, patrona de Venezuela. En esta versión, la Virgen María carga en las piernas al Niño Jesús con un fusil. Con igual desparpajo, la organización ­afecta al Gobierno­ dibujó una segunda imagen con el Nazareno apuntando con otra arma, en tiempos cuando diputadas y diputados detienen la venta de juguetes bélicos. “La Piedrita, venceremos” es el escrito que está junto a la pintura callejera. Su firma

Con información de EFE y El Nacional

actualidad » en esta sección

buscador