Foto: FOTOS NEWS FLASH JC

Una fiesta de cumpleaños que se celebraba en la platabanda de una casa, ubicada en el sector Brisas del Carmen, en la segunda vuelta del barrio Caucagüita, cerró con un masacre en la que perdieron la vida tres jóvenes, tiroteados en presencia de los asistentes a la reunión que se extendió hasta la madrugada de este domingo.

En el segundo nivel de la vivienda y en medio de un charco de sangre, quedaron los cuerpos sin vida de Ronald Viera, de 26 años de edad; Wilmer Martínez, de 27 años de edad y Jorge Montilla, de 24 años. Los tres muchachos fueron masacrados de múltiples heridas de bala. En el lugar no hubo otros heridos por proyectiles, pero según los testigos, una joven se lesionó al desplomarse por las escaleras, cuando corría tratando de huir de los disparos.

En esa vivienda, se realizaba la celebración de un cumpleaños, al que asistieron vecinos y amigos de la familia, así como otros lugareños que se sumaron a la fiesta sin ser invitados. En el lugar se instaló una miniteca y la celebración se prolongó hasta pasada la medianoche del sábado. De acuerdo a la versión de los testigos del triple homicidio, Viera, Martínez y Montilla, residentes todos del barrio San Pablito, ubicado frente al sector Brisas del Carmen, estaban reunidos a un extremo de la platabanda conversando en secreto.

Al lugar habían llegado miembros de una peligrosa banda delictiva, se denomina “Los Toyota”, quienes entre los invitados se agruparon. Las víctimas presuntamente, observaban con recelo a los antisociales, mientras hacían comentarios entre ellos, respecto a su presencia en aquel lugar. Cuando a las 4:00 de la madrugada, uno de los hampones notó que las miradas iban dirigidas a ellos, decidió acabar la fiesta a tiros.

Foto: FOTOS NEWS FLASH JC

Un testigo dijo que los jóvenes asesinados, junto a otros amigos, pensaban marcharse del lugar, pero se quedaron. “Como estaban hablando en voz baja, a “Toyota” le pareció que estaban tramando algo contra él y su banda y decidió masacrarlos”, contó.

Los asesinos desenfundaron sus armas de fuegos y en presencia de los invitados, arremetieron a tiros contra los jóvenes. Todas las personas, entre adultos y niños, se tiraron al suelo, mientras otras corrieron despavoridas en distintos sentidos, algunos lanzándose hacia el cerro.

Lili Montilla, madre de Wilmer Martínez, dijo que “La policía estuvo en la fiesta temprano y dejó que siguiera el bochinche. Ya hubo otra fiesta en el mismo sector y la GN y PoliMiranda lo que hicieron fue cuidar la fiesta toda la noche y cargar las cajas de cerveza”, contó

Esteban Martínez, padre del mismo muchacho, dijo que su hijo laboraba en una compañía de plásticos. El joven estuvo en su casa, junto con los otros dos fallecidos, jugando dominó hasta la madrugada, cuando decidieron irse a la fiesta. Eran muy unidos entre ellos porque todos eran naturales de Boconó, estado Trujillo. “Estuve jugando dominó con ellos hasta la 1:00 de la madrugada y cuando terminamos, ellos se fueron a la fiesta. Me llamaron a las 5:30 de la mañana para decirme que estaban muertos”, agregó.

Wilmer Martínez trabajaba en Plásticos Aurora, en la Carretera Petare-Guarenas; Jorge Montilla, era mesonero en el restaurante de la clínica Sanatrix y Ronald Viera, se desempeñaba como cabillero de una empresa constructora.

La banda “Los Toyota”

La banda “Los Toyota”, es una peligrosa agrupación delictiva dedicada al secuestro en Caracas y en la zona del municipio Sucre, tienen al menos 15 homicidios, sin contar los tres jóvenes masacrados la madrugada de este domingo, quienes según el testimonio de vecinos y amigos, eran unos muchachos sanos y honrados, quienes nunca tuvieron diferencias con nadie.

Los tres cadáveres estuvieron tendidos en la platabanda de la vivienda, hasta que llegaron las comisiones de Polisucre y el Cicpc. A las 10:30 de la mañana, llegó la comisión de Ciencias Forenses, para recoger los cuerpos. Los asesinos lograron huir del lugar.

Vía diario La Voz

actualidad » en esta sección

buscador