Foto: Panorama

El reconocido ex piloto de autos y empresario José Miguel Coletta ha sido detenido en Maracaibo por haber pagado a unos sicarios para que mataran a su amante, la joven odontóloga y abogada Keily Carbono Sierra.

Carbono, de 26 años, murió tras recibir seis impactos de bala mientras conducía su vehículo, un Corolla, gris, placas VCY-77H, la noche del pasado martes, en el sector Amparo de Maracaibo.

Un funcionario del Cicpc informó que el hombre está detenido en la sede de la policía científica, ubicada en la vía al aeropuerto, mientras se tramita su orden de aprehensión ante un tribunal.

El comisario José Humberto Ramírez, jefe de la policía científica en el Zulia, informó que había una persona detenida por este homicidio, pero no precisó su identidad.

Ramírez sostuvo, en rueda de prensa, que están localizando entre tres y cuatro pistoleros que, presuntamente, participaron en el homicidio y que cometieron el sicariato en motocicletas.

Foto: Panorama

El día del crimen, oficiales de la Policía Regional habían asegurado que la muchacha salía de un gimnasio y que en otro vehículo la seguían su hermana y su cuñado. Ellos habrían presenciado el crimen.

Durante la noche del martes y madrugada del miércoles los funcionarios policiales trabajaron arduamente para dar con los asesinos.

Trascendió, en el ámbito policial, que el piloto, quien además tiene una empresa en la zona industrial, “habría pagado a los sicarios Bs. F. 40 mil y contactó a un ‘pram’ (jefe) de la cárcel de Sabaneta para que ordenara la ejecución de la bella mujer”.

El comisario Ramírez prometió ofrecer una rueda de prensa con el esclarecimiento del caso, que fue resuelto en tiempo récord.

Foto: Panorama

El móvil del crimen, presuntamente, sería el pasional, según las pesquisas adelantados por los funcionarios del cuerpo detectivesco.

“La muchacha habría amenazado a Coletta con revelarle a su esposa unas fotos sobre su romance”, detalló una fuente ligada al caso.

Al ser consultado, Ramírez fue hermético: “No podemos decir todavía cuál fue el móvil del homicidio porque estamos en la etapa de la investigación, aún faltan elementos por determinar”.

Temprano, en la morgue forense de la Facultad de Medicina de LUZ había un ambiente de tristeza y dolor entre parientes y amigos.

Los hermanos de la víctima no quisieron ofrecer mayores declaraciones a los medios.

Su único hermano varón, identificado sólo como Marcos, dijo: “Keily era una muchacha ejemplar, que no tenía enemigos, ni problemas con nadie. No podemos creer lo que sucedió y apenas tenemos aliento para pedir justicia por su muerte”.

Foto: Panorama

“Mamá está devastada. No nos explicamos cómo ocurrió. Lo único que tenemos claro es que no la mataron para robarla, porque el objetivo era claro. Iban por ella”, manifestó el pariente conteniendo el llanto.

Ayer, durante la mañana, una de las hermanas de Keily acudió a la Brigada contra homicidios del Cicpc, acompañada de su novio, para ofrecer declaraciones a los investigadores y cooperar en el esclarecimiento del crimen.

Keily, quien nació en Maracaibo, se graduó de odontóloga en la Universidad del Zulia y en la Universidad Rafael Belloso Chacín (Urbe) culminó sus estudios de derecho.

Fue descrita como una muchacha alegre y con muchos amigos. Trabajaba en el consultorio Dental Solution, ubicado en la torre Las Carolinas, en Maracaibo.

Un allegado al ex corredor de autos dijo que José Miguel Coletta había recibido un atentado, recientemente, pero que salió ileso.

En el círculo de amigos del corredor y en el área automovilística había asombro e incredulidad ante su presunta culpabilidad.

Vía “Panorama”

actualidad » en esta sección

buscador