Noticias24.- El Presidente ha llamado “vagabundería y degeneración” a las horas extras que, a razón de 8 a 1, cobran sus propios camarógrafos por trabajar el domingo.

Pero, minutos antes, había hecho pasar la vergüenza de su vida a un ingeniero del Metrocable.

“¿Tú me estás poniendo cuidado? Pudiera ser que por aquí te entre y aquí te salga”, le dijo – irritado – a César Núñez, ingeniero con el que dejó de conversar para comenzar repentinamente a divagar en dirección de Farruco Sesto. Pasó entonces a hacerle una suerte de “examen sorpresa”, para comprobar que se sabía aquello de a cada cual según sus necesidades.

El mandatario le dijo al ingenerio Núñez que debiera hacer trabajo voluntario, añadiendo que hacer “Aló, Presidente” el domingo no es un trabajo remunerado: “¿qué nos importa que nos paguen? ¿acaso que nosotros vinimos aquí a cobrar?”.

Recordó entonces que los camarógrafos de Venezolana de Televisión son los que más se alegran mientras más dure el show dominical, pues su contrato colectivo estipula que cobran 8 horas por cada hora extra trabajada, lo cual no dudó en calificar como “una cosa perversa… ¡mírame, mírame, camarógrafo!, ustedes tienen un vicio heredado”. Agregó que eso era una “degeneración”, y “una vagabundería”, “a costa del Estado”.

El Presidente no mencionó, ni pareció considerar, la posibilidad de que su programa sea razonablemente breve para reducir su costo.

No descartó la posibilidad de “tomar” Venezolana de Televisión para acabar con la onerosa cláusula de las horas extra, y exigió a los cámaras que trabajaran de forma voluntaria para demostrarle que son verdaderos socialistas.

“Se ponen bravos, amenazan… PDVSA tenía más poder y lo tomamos al final… Se niegan a discutir [ el contrato ]… le dije hace poco a [ el Presidente de VTV, Yuri ] Pimentel, llamen a esa gente y empiecen a discutir eso… ¿son revolucionarios o no? Vamos a ver si es verdad. Despójense de los privilegios”, dijo.

actualidad » en esta sección

buscador