Una verdadera fiesta de integración latinoamericana vivió hoy Chincha, población del sur del Perú, con la inauguración de un nuevo barrio de 100 viviendas donadas por Venezuela para los damnificados de un terremoto.

La ceremonia se realizó en la urbanización Simón Bolívar, en las afueras de Chincha, ciudad ubicada a 200 kilómetros al sur de Lima, la capital del país, con asistencia de autoridades de los dos países.

Para la ceremonia llegaron los viceministros venezolanos de Relaciones Exteriores para América Latina Francisco Arias, y de Petroquímica Saúl Ameliach, este último presidente de la empresa estatal Pequiven, fabricante de las casas prefabricadas inauguradas hoy.


La apertura del flamente barrio estuvo también a cargo del embajador de Venezuela, Armando Laguna, y asistieron como invitados los embajadores de Cuba, Luis Delfín Pérez, y Bolivia, Franz Solano.

En representación de las familias de escasos recursos beneficiadas con las casas –amobladas y con diversos servicios comunales-, Raquel Zevallos agradeció al presidente Hugo Chávez y destacó la solidaridad dada a quienes los venezolanos ni siquiera conocían.

El viceministro Arias enmarcó la ayuda de su país en el legado de los venezolanos y latinoamericanos que dieron sus vidas en la Batalla de Ayacucho, que en 1824 acabó con el poderío colonial español en América del Sur.


Señaló que esa gesta hermanó a los pueblos de la región que se identifican por el idioma y la cultura y por el ejemplo de los libertadores Bolívar y Sucre, pese a los intentos de dividirlos y aislarlos.

El representante venezolano dijo también que el proceso que encabeza el presidente Chávez es parte del despertar de América Latina, una región a cuyos pueblos unen la historia y la geografía.


El embajador Laguna dijo a su vez que unidos los pueblos del área construirán la Patria Grande, bajo cuyo espíritu el presidente Chávez no dudó en brindar inmediata ayuda a los damnificados del terremoto del 15 de agosto de 2007.

Al agradecer las muestras de cariño y solidaridad de los chinchanos, el diplomático dijo que ese calor humano hermana aún más a los dos países y comprometió la decisión de su nación de seguir trabajando por la unidad, sin importar los obstáculos.


Ameliach, por su parte, dijo que la revolución bolivariana ha hecho posible que el petróleo venezolano llegue al pueblo y a los pueblos hermanos de América Latina.

Se refirió así al hecho que las denominadas “petrocasas” de la urbanización Simón Bolívar son viviendas hechas de concreto revestido con perfiles elaborados con una mezcla polimérica de alta tecnología a base de Policloruro de Vinilo, derivado del petróleo.

Destacó que Venezuela traslada su experiencia en la materia a otras naciones, por lo cual las “petrocasas” se fabrican en Cuba, Bolivia y Nicaragua.



Vía Prensa Latina – Fotos Reuters

actualidad » en esta sección

buscador