Un reportaje de Thábata Molina que hoy publica el diario “El Nacional” recopila los acontecimientos del Caso Chirinos. En las imágenes puede apreciarse la custodia policial del domicilio donde el psiquiatra cumple su detención domiciliaria.

Este es el reportaje de “El Nacional”:

El escándalo que se ha desatado en torno a la presunta responsabilidad del psiquiatra Edmundo Chirinos en la muerte de la estudiante Roxana Vargas Quintero, de 19 años de edad, ha dividido a la opinión pública en afectos y detractores del reconocido médico en cuyo expediente destaca haber sido terapista de tres presidentes de la República, candidatos a la Presidencia y rector de la Universidad Central de Venezuela, una de las casas de estudios más prestigiosa del país.

Han pasado 23 días desde que fue asesinada la estudiante del 7º semestre de Comunicación Social de la Universidad Católica Santa Rosa. La investigación policial determinó que la muchacha recibió un fuerte golpe en la cabeza con un objeto contundente el cual le produjo un traumatismo craneoencefálico que provocó su muerte.

Salió de su casa, en la avenida San Martín, el 12 de julio. Iba a reunirse con compañeros de la universidad. Sus familiares sospecharon que algo le había pasado a la joven cuando después de las 8:00 pm su teléfono celular estaba apagado.

Desde esa misma noche sus familiares y amigos se mantuvieron alerta. El 14 de julio, Ana Teresa Quintero, madre de la muchacha, recibió una llamada en la que un funcionario del Cicpc le informó que a la morgue de Bello Monte había un cadáver con características similares a las de la joven.

El cuerpo fue hallado en un terreno baldío adyacente, en la urbanización Parque Caiza.

Pesquisas.

El nombre de Chirinos fue mencionado por Ana Teresa Quintero, quien lo señaló de ser el psiquiatra de Roxana y ejercer gran influencia sobre su hija. Luego detectaron su número en el cruce de llamadas.

La policía científica además colectó el diario personal de la joven y un blog donde aparecen relatos de una supuesta relación sentimental entre Vargas Quintero y Chirinos. El 22 de julio el Cicpc hizo allanamientos en la casa del psiquiatra, en Sebucán, y en su consultorio en Las Palmas. En ambos lugares recolectaron elementos que relacionaron a Chirinos con la joven.

En su consultorio realizaron una prueba de luminol que dio positiva a la presencia de rastros hemáticos en la alfombra. También dio positiva la prueba de ADN a los rastros de sangre.

El 24 de julio Chirinos apareció por primera vez ante las cámaras de televisión en Globovisión. Dijo que pasaría los días leyendo y escuchando música en caso de que le dictaran la medida de casa por cárcel. Cuando fue consultado sobre la presencia de sangre en su consultorio, el médico explicó que en ocasiones aplica tratamientos electroconvulsivos que pueden desatar hemorragias nasales.

Ese día, el Ministerio Público citó a Edmundo Chirinos para imputarlo. El psiquiatra compareció el 29 de julio ante la Fiscalía 50º de Caracas, a cargo de Pedro Montes, quien lo imputó por el delito de homicidio intencional.

El día 30, el Tribunal 48º de Control emitió una medida preventiva de libertad. Al día siguiente, Chirinos se presentó ante el juzgado, pero la audiencia fue diferida y, esposado, el psiquiatra fue trasladado hasta la División contra Homicidios del Cicpc.

Sus abogados defensores, Juan Carlos Chirinos y Claudia Mujica, recusaron a la juez y el caso lo remitieron al Tribunal 18º de Control.

La juez Annie Marchesse ratificó el viernes la privativa de libertad contra Chirinos y otorgó casa por cárcel debido a que el COPP establece que las personas mayores de 70 años de edad no pueden ir a prisión. Reacciones. Robert Lespinasse, ex presidente de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría, expresó que la condición de Chirinos “es muy particular desde el punto de vista asistencial, porque en todas las demás especialidades médicas tienen siempre un testigo a la hora de la consulta, que es la enfermera; lamentablemente el psiquiatra no tiene esta ventaja. No hay testigos”.

Explicó que el electroshock es un tratamiento que se utiliza con indicaciones muy específicas. “Es preciso que se aplique con la presencia de un anestesiólogo. Es totalmente inocuo. No hay elementos que justifiquen el sangrado en el paciente a menos que haya una fragilidad capilar”.

El revuelo ha llegado hasta Facebook donde fueron creados dos grupos: “Edmundo Chirinos: acosador sexual de sus pacientes. ¡Denúncialo!” y “El Dr. Edmundo Chirinos es inocente”. El primero de ellos lo creó una mujer llamada Carmen Guedez, quien dice: “Lo del acoso sexual lo afirmo categóricamente. Lo del asesinato serán las autoridades quienes lo demuestren. Lo que me interesa es que de ahora en adelante nadie dude de la falta de ética de Edmundo Chirinos”. El segundo señala: “Apoyemos a este noble ciudadano que ha sido víctima de una loca que quiere mancillar el honor que se ha ganado con tanto esfuerzo en más de 50 años de carrera”.

actualidad » en esta sección

buscador