Foto: Reuters / Prensa Presidencial

El presidente Hugo Chávez invoca vientos de guerra con Colombia para evadir los problemas de Venezuela y aglutinar a sus partidarios en medio de un difícil escenario electoral frente a las elecciones legislativas de septiembre, estimaron analistas venezolanos.

El mandatario anunció el domingo la suspensión de un viaje a Cuba asegurando que hay peligro de una “agresión armada” desde Colombia, con cuyo gobierno Chávez rompió relaciones el jueves pasado tras rechazar sus denuncias sobre la supuesta presencia de guerrilleros en Venezuela.

“El presidente Chávez está tratando de aprovechar esta coyuntura con Colombia para tratar de amalgamar a la ciudadanía en torno a él”

Desde la ruptura, la crisis ha escalado e incluso Chávez dijo el domingo que en caso de un conflicto armado también tomaría acciones contra “la llamada oposición venezolana, la fuerza contrarrevolucionaria”, para asegurar la soberanía y la seguridad del país.

“El presidente Chávez está tratando de aprovechar esta coyuntura con Colombia para tratar de amalgamar a la ciudadanía en torno a él”, dijo a la AFP el politólogo José Vicente Carrasquero.

Según el analista, la crisis diplomática con Colombia se presenta en medio de “una coyuntura de campaña electoral” en la que Chávez “buscará exaltar los ánimos de quienes lo apoyan” y “desviar la atención de los venezolanos desde la situación interna a un posible conflicto internacional”.

Venezuela está en recesión económica desde 2009, con una caída de 5,8% del PIB en el primer trimestre, crisis en la generación eléctrica y una inflación de 16,3% en lo que va del año, un registro en línea con el 25,1% de 2009, la inflación más alta de la región.

El país sudamericano, que vive una profunda polarización política, también tiene altos índices de violencia urbana.

En el último tiempo, además, el gobierno ha sido golpeado por el hallazgo de miles de toneladas de alimentos en descomposición de la red pública de distribución, en un país donde el Estado regula el precio de los alimentos básicos.

“Estas afirmaciones sobre un ataque por parte de Colombia no tienen una base real sobre qué sustentarse”, consideró el analista político Ricardo Sucre, muy crítico de Chávez.

Para el analista, esta crisis tiene una cara electoral “en el sentido de que antes del incidente con Colombia el gobierno estaba buscando un eje que le permitiera crear un clima de amenaza para definir un enemigo”.

“El objetivo es definir un enemigo para polarizar la campaña y seguir reprimiendo más a la sociedad venezolana”, estimó Sucre.

“El objetivo es definir un enemigo para polarizar la campaña y seguir reprimiendo más a la sociedad venezolana”

“Me preocupa que esta situación, en principio pasajera, tratara de utilizarse y vincularse al proceso electoral”, comentó por su lado el ex embajador venezolano en Bogotá, Fernando Gerbasi.

En septiembre próximo tendrán lugar unas elecciones parlamentarias clave para el país, porque la oposición podría regresar al Parlamento después que en las últimas legislativas de 2005 se marginó del proceso acusando falta de garantías.

El gobierno de Chávez, por su parte, aspira a mantener al menos los dos tercios de los curules.

Los analistas también han criticado que Chávez llevara este conflicto al plano diplomático, en lugar de hacer frente a las acusaciones que Colombia reafirmó el jueves ante la OEA de que unos 1.500 rebeldes están en territorio venezolano.

Chávez tenía previsto viajar el domingo a Cuba para participar este lunes en el acto de conmemoración del frustrado asalto al cuartel Moncada en 1953, pero canceló el viaje porque aseguró que es muy probable un ataque contra Venezuela por parte de Colombia, que estaría apoyada por Estados Unidos.

Este lunes, una portavoz del Departamento de Estado descartó cualquier acción militar contra Venezuela, uno de sus proveedores de petróleo.

Natalia Ramos
Vía AFP

actualidad » en esta sección

buscador