Un surfista murió hoy en una playa al suroeste de Australia tras ser atacado por un tiburón, según confirmaron fuentes policiales.

El joven, Nicholas Edwards, tenía 31 años y era padre de dos niños.

Edwards hacía surf en una playa cerca de Gracetown, una ciudad situada a unos 270 kilómetros al sur de Perth, cuando fue atacado por un inmenso tiburón que devoró gran parte de sus piernas. Pudo llegar a nado a unas rocas cercanas y allí sufrió un ataque al corazón. Fue llevado a un hospital, pero nada pudo hacerse para salvarle la vida.

La agencia australiana de noticias AAP informó de que el joven estaba surfeando sólo pero recibió asistencia tras el ataque y fue trasladado al hospital, donde certificaron su muerte.

La playa donde fue encontrado es sólo accesible con un vehículo todoterreno.

Aunque no son depredadores naturales de personas, los ataques de tiburones causan víctimas todos los años en Australia.

actualidad » en esta sección

buscador