Al menos 10 reclusos murieron y 16 resultaron heridos al explotar una granada durante una reyerta registrada la noche del viernes en la cárcel de Sabaneta de la ciudad de Maracaibo.

Foto: Carlos Sosa – Diario La Verdad (Maracaibo, La Verdad)

La explosión se registró en el área de procesados militares durante un enfrentamiento entre grupos rivales por hacerse con el control del recinto, señalaron funcionarios de la cárcel.

Inicialmente se indicó que los muertos eran cuatro, pero el último informe de las autoridades de la cárcel, difundido por Globovisión, elevó a diez la cifra de fallecidos.

El diario La Verdad, en una crónica de Jéssika Ferrer, cuenta algunos detalles del incidente:

El pánico reinó ayer en la Cárcel Nacional de Sabaneta por más de cuatro horas. Tiros, bombas lacrimógenas, granadas y el llanto de los reclusos se escuchó por varios metros a la redonda. …. Los familiares denunciaron que los funcionarios de turno de la Guardia Nacional cobraron 15 mil bolívares fuerte para no intervenir en el motín.

Decenas de familiares llegaron angustiados a la cárcel. Ante la indiferencia de los guardias se sujetaron a la cerca de ciclón, gritaban el nombre de sus parientes y removían el alambre para que los oficiales actuaran, pero éstos no se inmutaron. El pum, pum de los tiros, el estallido de dos granadas y los gritos de los presos pidiendo auxilio enardecía a las mujeres más jóvenes, mientras las mayores se desmayaron.

La reyerta comenzó a las 6.30 de la tarde. Una hora después estalló la primera granada y llegaron los primeros muertos y heridos al Hospital General del Sur. A las 10.00 de la noche los internos habían derribado la pared que separa el área de Procesados Militares (Procemil) de otros calabozos; y prendieron fuego a un pasillo.

En los alrededores del recinto se apostaron más de 20 patrullas de la Policía Regional y Polimaracaibo. A un costado estaban seis ambulancias y algunas motocicletas policiales. En el patio interno se contabilizaron menos de 12 guardias. La Brigada Antimotín de la Guardia Nacional, hasta el cierre de esta edición, no había llegó.

En comunicación telefónica con los reclusos se conoció que en el desorden buscaban matar a un sujeto apodado el ”Chiquito”. Otro llamado el ”Palmar” pagó 15 mil bolívares fuerte por el armamento a los guardias y para que no intervinieran.

”No hay donde esconderse. Nos persiguen. Auxilio, auxilio, búsquennos ayuda nos van a masacrar a todos”, alcanzó a decir angustiado un preso en los 30 segundos que habló con La Verdad.

actualidad » en esta sección

buscador