El Presidente Hugo Chávez ha ordenado la expulsión del país del Embajador de EE.UU., tras insultar a ese país con el calificativo de “yanquis de mierda” que ha repetido en varias ocasiones.

Foto: AFP PHOTO – Prensa Presidencial

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, concedió hoy 72 horas de plazo al embajador de Estados Unidos en Caracas, Patrick Duddy, para salir del país, en un acto que dijo era de solidaridad con el Gobierno de Bolivia que ayer hizo lo propio.

“Ya basta de tanta mierda de ustedes, yanquis de mierda”, aseguró Chávez en un acto político nocturno en el estado de Carabobo (centro), en el que reveló que adicionalmente ha ordenado el inmediato regreso a Caracas del embajador de Venezuela en EE.UU., Bernardo Álvarez, “antes de que lo echen” de Washington.

Además, anunció que comenzaron “desde este momento a evaluar las relaciones diplomáticas con el Gobierno de Estados Unidos”, al que responsabilizó de lo que pueda suceder con la compraventa de petróleo, pues Venezuela es el quinto mayor proveedor de ese país.

“Cuando haya un nuevo Gobierno en Estados Unidos mandaremos un embajador. Cuando (llegue a la Casa Blanca) un Gobierno que respete a los pueblo de América Latina”, añadió antes de exclamar: “¡Yáyanse al carajo, yanquis de mierda, que aquí hay un pueblo digno. Váyanse al carajo cien veces!”.

Chávez agregó que hacía responsable “de todo esto y de lo que pueda ocurrir” al Gobierno de Washington, al que acusó de estar “atrás de todas las conspiraciones” contra estos pueblos, en especial la que el mandatario venezolano denunció que se planeaba en su contra y contra el Gobierno de Bolivia.

Advirtió que si fruto de su decisión, la que supone una virtual ruptura de relaciones, el Gobierno del presidente estadounidense, George W. Bush, decide atacar de alguna forma a Venezuela, ordenará adicionalmente la suspensión de las exportaciones de crudo.

“Ya basta de tanta mierda de ustedes, yanquis” y “si viniera alguna agresión contra Venezuela, pues no habrá petróleo para el pueblo ni para el Gobierno de Estado Unidos. Nosotros, yanquis de mierda, sépanlo, estamos resueltos a ser libre, pase lo que pase y cueste lo que nos cueste”, insistió.

El jefe de Estado de Venezuela también hizo votos para que “algún día, más pronto que tarde”, el pueblo de EE.UU. tenga un Ejecutivo “con el que se pueda conversar y que respete a los países y a los Gobiernos de América Latina”.

“No pedimos más nada. Nosotros merecemos que nos respeten”, sostuvo, aunque aclaró que no pedía a los demás Gobiernos de la región que también expulsen a los embajadores de EE.UU. en sus naciones.

“No le voy a pedir a los demás Gobiernos que hagan lo que nosotros hacemos”, porque “cada quien es libre” de actuar según sus decisiones, declaró Chávez, en medio de gritos de sus partidarios, entre ellos la tradicional consigna de su gestión “¡Así, así es que se gobierna!”.

Sin embargo, aseguró que América Latina será respetada el día que cante “como un solo gallo”, pues, a su juicio, “ahí esté el secreto”.

Chávez reveló que comenzó a pensar la decisión de pedir la salida del embajador estadounidense este miércoles, luego de que así lo decidiera su colega y aliado boliviano, Evo Morales.

“Esta es una decisión que la he venido pensando desde ayer en la noche, cuando comenzó a calentarse el tema de Bolivia”, y con ella “queremos decirle al mundo solamente que aquí en Venezuela los pueblos del mundo tienen un país solidario (…) y a millones de nosotros dispuestos a pelear por Bolivia”, manifestó.

También opinó que existe en la actualidad en todo el mundo “un recalentamiento” de las situaciones de crisis “políticas y sociales”, lo que atribuyó a “la crisis del capitalismo mundial”.

LEYENDA FOTO: Chávez y Patrick Duddy en una imagen de archivo. AFP

“Se hunde el neoliberalismo y nosotros estamos al frente; los venezolanos estamos en la vanguardia abriendo un camino alternativo al neoliberalismo, empeñados en construir nuestro socialismo, pero las amenazas andan por todos lados”, añadió y recordó que en las últimas horas ha sido abortado un complot militar en su contra.

“‘Ojo pelao’ (alerta); el pueblo debe estar en la calle” y “cada quien debe ocupar su puesto en la batalla” para hacer frente a cualquier conspiración, exhortó.

Recordó, en este contexto, la reciente reactivación de la Cuarta Flota militar de Estados Unidos para vigilar la región e indicó: “no le tenemos miedo”.

Recordó, asimismo, que una flota naval de Rusia visitará próximamente a Venezuela.

“Ya llegaron dos avioncitos rusos, pero otros vienen por ahí; estos son un adelanto nada más, y cuando llegue la flota rusa, que viene para acá, se van a volver locos (los detractores)“, agregó.

La expulsión de Duddy marca el peor momento de la relación entre Venezuela y Estados Unidos, que en los casi 10 años de gobierno de Chávez han sido tirantes.

La decisión se adopta el mismo día en que Venezuela anunció la restricción de los vuelos de las compañías estadounidenses.

Con información de Efe y The Associated Press

actualidad » en esta sección

buscador