Las populares “morochas” regresan al tarjetón electoral para el próximo 23 de noviembre. Tanto el oficialismo como la oposición están de acuerdo en utilizarlas para dichos comicios, según relata hoy Eugenio Martínez en “El Universal”.

A pesar de que el uso de esta técnica era un secreto, ayer en el CNE las organizaciones políticas escogieron la posición de su tarjeta en el boletín electrónico de votación y revelaron la estrategia que usarán para obtener la mayor cantidad posible de los 233 curules en los parlamentos regionales, sin dar relevancia al principio de la distribución proporcional de los cargos garantizado en el artículo 293 de la Constitución.

“Las morochas” es una estrategia basada en la postulación de los candidatos nominales y tipo lista de una sola organización, por medio de distintos partidos.

Los candidatos tipo lista del oficialismo estarán representados en la tarjeta del PSUV y los candidatos nominales en la tarjeta de la Unidad de Vencedores Electorales, estarán en la posición A-10 del tarjetón electrónico de votación.

La oposición hará lo propio con la organización Unidos para Venezuela, cuya tarjeta se localiza en la posición D-16.

En las elecciones locales del año 2005, la técnica le sirvió al chavismo para obtener 58% de los cargos, a pesar de capitalizar 35% de los votos válidos. Los grupos minoritarios de la revolución (PCV, PPT, Tupamaro, MEP, Podemos, etc.) perdieron 121 concejales, mientras los partidos de oposición (PJ, AD, Copei, MAS, etc.) dejaron de acceder a 160 curules en los consejos legislativos.

Los cargos correspondientes a cada bando, fueron asignados por el CNE a los candidatos de la alianza formada por el MVR y la UVE.

Aunque los grandes beneficiados de esta técnica son los candidatos a favor del régimen, la oposición también ha obtenido beneficios puntuales de esta estrategia, puesta en marcha en el año 2000 por Eduardo Lapi y el partido Convergencia.

Vía El Universal.

actualidad » en esta sección

buscador