La defensa de Durán, intentó el miércoles convencer al jurado de que el empresario no actuó como agente del gobierno de Chávez, afirmando que muchos venezolanos poseen credenciales de la armada, como las que tenía Durán.

La defensa de un empresario venezolano acusado de actuar ilegalmente como agente del gobierno de Hugo Chávez en Estados Unidos, intentó el miércoles rebatir una de las evidencias claves utilizadas por la fiscalía para demostrar la culpabilidad de Franklin Durán: una credencial que lo identificaba como funcionario de la armada.

A través del testimonio de Ran Cohen, el abogado Ed Shotat buscó convencer al jurado de que Durán no actuó como agente del gobierno de Chávez, ya que muchos venezolanos poseen ese tipo de credenciales.

La fiscalía había presentado como evidencia el documento emitido por la Comandancia General de la Armada venezolana que identificaba a Durán, de 41 años, como “Comisario Jefe” de la “Inteligencia Naval” de la nación sudamericana. La credencial habría sido emitida el 10 de mayo del 2007, con vencimiento dos años después.

Cohen, que se identificó como un amigo y consejero de negocios de Durán, expresó ante el jurado que una buena parte de los empresarios e incluso de la población venezolana tiene credenciales de la policía de inteligencia Disip y de la Guardia Nacional y otras agencias de seguridad, como medida de protección personal, entre otras razones.

El israelí-estadounidense, que reside en Caracas pero viaja continuamente a Panamá, Estados Unidos e Israel, dijo también que los empresarios venezolanos suelen tener contactos en el gobierno porque “para hacer negocios se necesitan licencias, aprobaciones” de proyectos.

Cohen, quien dijo que tuvo credenciales de la Disip y la Guardia Nacional de Venezuela hasta 1994, expresó que en la comunidad empresarial “mucha gente acostumbra obtenerlas”.

“Cualquiera obtiene credenciales si conoce a alguien en el gobierno o si tiene conexiones porque hace negocios con el gobierno”, sostuvo el empresario, que realiza negocios de bienes raíces y tiene tiendas libre de impuestos en puertos y aeropuertos. “El carnet tiene muchos usos y es muy importante”.

En su caso personal, manifestó que obtuvo un carnet de la Disip porque conocía a una persona de esa agencia; y de la Guardia Nacional porque lo solicitó tras donar un equipo de aire acondicionado y varias computadoras.

Indicó asimismo que vio varias veces a Durán mostrando sus credenciales para acceder más rápidamente y sin ser controlado a una base militar donde tenía su helicóptero privado. Aclaró, no obstante, que no había visto personalmente el carnet.

Junto a otras cuatro personas Durán, un acaudalado empresario venezolano, está acusado además de haberse asociado ilegalmente en Estados Unidos para ocultar el origen y el destino de los 800.000 dólares del maletín confiscado en un aeropuerto de Argentina. Es el único que se ha declarado inocente, y por ello fue sometido a juicio.

Durante la audiencia, Shotat intentó también demostrarle al jurado que su cliente era amigo de Guido Alejandro Antonini Wilson, el empresario venezolano-estadounidense al que le confiscaron el maletín, y que quedó implicado en el escándalo del maletín porque intentó ayudarlo.

“Eran amigos muy cercanos”, manifestó Cohen refiriéndose a la relación que mantenía Durán con Antonini antes de que estallara el escándalo.

Explicó asimismo que en agosto, poco después de la confiscación del maletín, se reunió con Durán, quien estaba muy enojado por lo que había sucedido en el aeropuerto de Buenos Aires unos días antes y “quería proteger a Antonini”.

En esa reunión, Durán le pidió a Cohen que se reuniera con José Vielma Mora, el por entonces ex superintendente tributario de Venezuela, de acuerdo con la declaración de Cohen. No pudo revelar detalles de ese encuentro porque la jueza Joan Cohen le prohibió a Shotat interrogar a Cohen sobre ese punto.

Sin embargo, de acuerdo con el testimonio ofrecido por otros testigos en el juicio, los acusados intentaron contactar a Vielma Mora para que facilitara un documento que sirviera a Antonini para justificar que los 800.000 dólares del maletín eran suyos.

Los fiscales trataron de descalificar a Cohen como testigo, al considerar que no había visto personalmente la credencial de Durán y que las suyas habían sido emitidas por un gobierno diferente al de Chávez. La jueza Joan Lenard, sin embargo, rechazó la moción.

Copyright 2008 The Associated Press.

actualidad » en esta sección

buscador