Ahora se sabe qué paso con el asesinato del comerciante chino en Maracay. Vanessa Acosta, su esposa, planificó el crimen con su amante y su hermano, por dinero. Conozca los detalles de esta espantosa historia.

Leyenda de foto: El CICPC maneja la hipótesis de muerte por encargo en el asesinato del comerciante chino. Sin embargo, no descartan la tesis del robo en el sangriento hecho. Foto: Gustavo Figueredo

Wu Rongjie, de 26 años, estaba casado con una venezolana, la pareja tenía un niño, que ahora se encuentra en Asia con sus abuelos paternos.

El 29 de septiembre, Rongjie fue asesinado al frente de su restaurante en Maracay. Al principio, las hipótesis de los cuerpos de seguridad apuntaban hacia el sicariato y ahora, gracias a las investigaciones, ha dado un vuelco dramático la situación. (Ver esta noticia, pulsando aquí)

La esposa del comerciante, Vanessa Acosta, junto con su amante y su hermano, Eduardo Acosta, se confabularon para “sacar de circulación” a Rongjie.

Según reporta Luis Antonio Quintero para El Siglo, el móvil del crimen obedeció a intereses netamente económicos y por eso los autores intelectuales contrataron a los “matones”, para realizar la “encomienda”.

Las investigaciones del CICPC, bajo la responsabilidad del comisario Jorge Escalante, desmontaron el caso y dieron con la identidad de los involucrados.

Vanessa y su novio fueron presentados ante un Tribunal de Control. En la audiencia, ella se declaró convicta y confesa. Ambos están detenidos. Mientras, se tramita la orden de captura de Eduardo, hermano de la “viuda negra”. Los otros criminales, quienes llevaron a la realidad los planes del asesinato, ya están plenamente identificados.


Para ver en grande pulse la imagen o aquí
.

Vía El Siglo

actualidad » en esta sección

buscador