Indígenas llevan el cuerpo del fallecido Jesus Antonio Nene – Foto: AFP PHOTO/Rodrigo Arangua

Dos indígenas fueron asesinados en el marco de una marcha iniciada el martes por miles de aborígenes en el sur de Colombia para exigir la restitución de tierras y respeto a su autonomía, según líderes de la protesta, en tanto por ahora la Policía confirmó una de las muertes.

Infografía: AFP PHOTO

Jesús Antonio Nene y Elver Brito, de la etnia Paez, fueron baleados en un sector rural del municipio de Villarrica, donde este martes temprano se produjo una refriega entre la Policía y un grupo de indígenas que manifestaba en la carretera Panamericana, que comunica con Ecuador, según el Consejo Regional Indígena del departamento de Cauca (CRIC).

Mientras, el coronel Jorge Cartagena, comandante del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía (Esmad), confirmó a periodistas un muerto. El fallecido recibió cuatro disparos de arma corta en la espalda, agregó.

Feliciano Valencia, dirigente del CRIC, atribuyó los crímenes a la fuerza pública y aseguró que ocurrieron cuando el Ejército y la Policía desalojaban a los aborígenes con el argumento de que planeaban bloquear la vía.

“Responsabilizamos de estos hechos a la fuerza pública
, porque los únicos que estaban allí eran miembros del Ejército y el Esmad”, declaró Valencia a la AFP, señalando que otras cinco personas sufrieron heridas de bala.

El coronel Cartagena confirmó el operativo de desalojo, pero no mencionó una acción armada.

“Me informaron que a la altura de Villarrica habían salido más de 500 indígenas de Caloto, Corinto y Miranda y que habían bloqueado la vía. El personal del Esmad procedió a retirarlos y a normalizar el tránsito”, indicó.

Foto: AFP PHOTO/Rodrigo Arangua
Foto: AFP PHOTO/Rodrigo Arangua
Foto: AFP PHOTO/Rodrigo Arangua
Foto: AP Photo/Christian Escobar Mora
Foto: AP Photo/Christian Escobar Mora

Enfrentamientos registrados la semana pasada durante las protestas dejaron un indígena muerto y un centenar de heridos, incluido un policía al que la explosión de un artefacto le amputó las manos.

Valencia dijo que los nativos muertos proyectaban sumarse a la marcha que iniciaron este martes unos 10.000 indígenas en el poblado caucano de La María con destino a Cali, la tercera ciudad del país, en un recorrido de 120 km.

Los manifestantes llegaron este martes al municipio de Santander de Quilichao, y el miércoles planean arribar a Villarrica.

El directivo del CRIC manifestó que la marcha continuará pese a los asesinatos.

actualidad » en esta sección

buscador