Al menos dos personas resultaron muertas y otras dos heridas graves a manos de una turba que los atacó junto con otros siete presuntos ladrones en una localidad del altiplano boliviano, informaron hoy los medios locales.

Fotos: EFE/Stringer

Los habitantes de Achacachi, un feudo de los “ponchos rojos”, unos radicales indigenistas aimaras afines al presidente Evo Morales, atraparon a las 11 personas mientras supuestamente estaban perpetrando robos en la comunidad.

Fuentes policiales y los medios de comunicación que llegaron al lugar, situado a 100 kilómetros de La Paz, confirmaron la muerte por linchamiento de dos personas, mientras que el resto de las víctimas de la turba fue internado en una clínica paceña.

Los vecinos de Achacachi trasladaron a los presuntos ladrones al estadio de fútbol de la localidad, donde los golpearon durante horas, los rociaron con gasolina y los quemaron hasta acabar con la vida de dos de ellos.

La policía, tras negociar con los vecinos, rescató a los presuntos ladrones y los trasladó a La Paz.

Según una fuente policial, los autores del linchamiento eran “más de 2.000 personas” con lo que va a ser complicado establecer las responsabilidades con precisión.

Los presuntos ladrones eran seis hombres y cinco mujeres que fueron aprehendidos alrededor de las 20.00 hora local de ayer (0.00 GMT de hoy) por los pobladores de Achacachi.

El viceministro de Gobierno (Interior), Rubén Gamarra, confirmó que nueve fueron entregados a la policía, poco después de que el alcalde, Eugenio Rojas, también miembro de los “ponchos rojos”, convenciera a sus vecinos de que pararan el linchamiento.

Gamarra calificó los hechos, en declaraciones a radio Erbol, de “una reacción de la población en virtud de que tienen desconfianza de la acción del Ministerio Público y de la Justicia”.

“Sin embargo, la policía garantiza que estas personas han de ser puestas a disposición de las autoridades competentes”, señaló el funcionario, que aseguró que va a “hacer el seguimiento necesario hasta su procesamiento y la sanción respectiva”.

El viceministro además convocó a los vecinos de Achacachi a “deponer las actitudes violencia” y recordó que “la justicia por mano propia no es la justicia comunitaria”.

Radio Fides informó de que una unidad militar que tiene su cuartel cerca de la localidad intentó evitar el linchamiento, pero los achacacheños lo impidieron y ni siquiera le permitieron acercarse a los 11 sospechosos.

El linchamiento de los delincuentes sorprendidos “in fraganti” es una práctica relativamente habitual en la región andina boliviana, que reivindican los indígenas como una forma de “justicia comunitaria”, aunque incluso el Gobierno de Morales la rechaza.

Queman a 11 ladrones en un pueblo de Bolivia

.
Unos 11 supuestos ladrones fueron aprehendidos y flagelados por vecinos de una comarca andina al oeste de Bolivia, donde los lugareños intentaron quemarlos vivos en un intento de hacer “justicia” por mano propia, informaron este lunes radios locales.

Los supuestos delincuentes fueron sorprendidos “in fraganti” en el poblado aymara de Achacachi, a 96 km al suroeste de La Paz, según dijeron pobladores de la región entrevistados por la emisora privada Erbol luego de que una turba golpeara y rociara con gasolina a las 11 personas para lincharlas.

“Los han llevado a la sede de los campesinos, después los mostraron por la ciudad y posteriormente los han llevado al estadio del pueblo donde todavía hay gente furiosa que pide justicia comunitaria”, señaló a AFP un reportero de radio Wara de la población de Achacachi.

Según un último reporte de radio Erbol, al menos dos personas tenían quemaduras graves, mientras la policía, que no pudo frenar a la turba, gestionaba que los presuntos ladrones fueran entregados a la justicia.

Con información de EFE y© 1994-2008 Agence France-Presse

actualidad » en esta sección

buscador