Elmundo.es publica en su portal web que un hombre abordó durante tres años a 18 mujeres y las agredió sexualmente cuando estaban en la playa, en Palma – España, y pese a que no conseguía consumar la violación, porque era ahuyentado por las víctimas, se le rebaja la pena de prisión por sufrir el síndrome de frotteurismo.

Esta enfermedad es una parafilia que le provoca un deseo irrefrenable de frotarse contra otras personas sin su consentimiento. De ese “frotamiento” obtiene su excitación sexual y placer.

Este martes estaba previsto un juicio contra el acosador. Juan Carlos, será condenado a 20 años de prisión de los que cumplirá como máximo nueve y continuará con la terapia de tratamiento de su trastorno.

Asimismo, de las 4 violaciones no consumadas de las que se le acusaba, dos han sido archivadas por falta de pruebas y las otras 14 agresiones se han rebajado al delito de abusos.

actualidad » en esta sección

buscador