El mayor terremoto en sacudir a Japón en 140 años afectó el viernes a la costa nororiental del país, desatando un tsunami de 10 metros que arrasó todo lo que encontró a su paso, incluyendo casas, autos, edificios incendiados y embarcaciones, dijeron medios y testigos.

Al menos cinco personas murieron en la prefectura de Fukushima, en el norte de Tokio, según la cadena pública NHK. En el lugar, cuatro millones de casas estaban sin electricidad. El terremoto de magnitud 8,9 causó muchos heridos, incendios y un muro de agua a lo largo de la costa, llevando a emitir alertas para que la gente se alejara hacia zonas altas.

Las Filipinas, Taiwán e Indonesia emitieron alertas de tsunami, reviviendo memorias del enorme tsunami que dejó destrucción en Asia en el 2004. El Centro de Advertencias de Tsunamis del Pacífico emitió alertas para países tan lejanos como Colombia y Perú.

Hubo varias réplicas muy fuertes. En la capital, Tokio, los edificios se sacudieron violentamente. Indonesia emitió posteriormente una alerta de tsunami para el noroeste del país.

Foto: USGS

Imágenes de televisión mostraron un enorme muro de agua arrastrando escombros e incluso incendios en una zona agrícola costera cerca de la ciudad de Sendai, con una población de un millón de personas.

La cadena NHK mostró llamas y humo negro saliendo desde un edificio en Odaiba, un suburbio de Tokio, y el tránsito de trenes bala hacia el norte del país fue suspendido. En Tokio se detuvieron los servicios de metro y trenes suburbanos y se evacuó a los viajeros del aeropuerto de Narita.

También se veía humo elevándose sobre una zona industrial en el área de Isogo, en Yokohama.

Imágenes de televisión mostraron embarcaciones, autos y camiones flotando en el agua después de que un pequeño tsunami golpeara la ciudad de Kamaichi, en el norte del país nipón. Un paso elevado parecía haberse derrumbado en el agua.

La agencia de noticias Kyodo dijo que había informaciones de incendios en Sendai, donde las olas arrastraron a los autos en la autopista hacia el aeropuerto.

La prefectura de Wakayama ordenó la evacuación de 20.000 personas después de emitirse alertas de tsunami.

“EL PEOR EN 20 AÑOS”

“El edificio se sacudió durante lo que pareció ser mucho tiempo y muchas personas en la redacción cogieron sus cascos y se metieron debajo de sus escritorios”, dijo la corresponsal de Reuters en Tokio Linda Sieg.

“Este fue probablemente el peor (sismo) que he sentido desde que llegué a Japón hace más de 20 años”, agregó.

El mercado de acciones en Tokio extendía sus pérdidas tras el sismo. El banco central dijo que haría todo para asegurar la estabilidad financiera.

Los pasajeros de una línea de metro en Tokio gritaban y se tomaban de la mano unos con otros. Las sacudidas eran tan fuertes que era difícil mantenerse en pie, dijo el periodista de Reuters Mariko Katsumura.

Una multitud se congregaba frente a las televisiones de una tienda del centro de Tokio esperando detalles.

Asagi Machida, de 27 años, un diseñador web de Tokio, salió de una cafetería cuando comenzó el terremoto.

“Las imágenes del terremoto de Nueva Zelanda todavía están frescas en mi cabeza así que estaba realmente asustado. No podía creer que estuviera ocurriendo un terremoto tan grande en Tokio”, expresó.

El Servicio Geológico de Estados Unidos informó previamente de un sismo de magnitud 7,9 e indicó que su epicentro se ubicó a 24 kilómetros de profundidad y a 130 kilómetros al este de Sendai, Honshu. Posteriormente actualizó a magnitud 8,9.

La costa noreste de Japón, llamada Sanriku, ha sufrido el impacto de terremotos y tsunamis en el pasado, y el miércoles se registró un sismo de magnitud 7,2.

En 1933, un sismo de magnitud 8,1 en el área causó unos 3.000 muertos, y el año pasado algunas instalaciones pesqueras resultaron dañadas después de un tsunami causado por un terremoto en Chile.

Los temblores son comunes en Japón, una de las áreas con mayor actividad sísmica del mundo. En el país ocurren cerca del 20 por ciento de los sismo de magnitud 6 o superior que ocurren en el mundo.

Balance de víctimas

Por lo menos 337 personas murieron y 531 están desaparecidas como consecuencia del terremoto de magnitud 8,9 y del tsunami que azotaron el viernes Japón, según una nueva evaluación de la policía y la prensa.

“El número de personas muertas es considerable”, declaró a la prensa el portavoz del gobierno, sin donar cifras.

La Agencia Nacional de Policía confirmó la muerte de 137 personas y 531 están desaparecidas, así como 627 heridos.

“El balance debe incluir todavía los 200 ó 300 cadáveres que se encontraron en la playa de Sendai,” dijo un portavoz de la agencia.

La policía supone que se trata de cadáveres de residentes que murieron ahogados por el maremoto de diez metros de alto que alcanzó la zona.

Con información de Agencias

actualidad » en esta sección

buscador