Un joven de 21 años falleció ayer en el estado Zulia tras haber sido atacado y mordido por una serpiente hace una semana en el estado Lara. Lo cuenta hoy Gustavo Ocando en “El Nacional”.

Orlando Acosta, de 21 años de edad, falleció ayer en el estado Zulia después de haber sido mordido por una serpiente Bothrops Asper, mejor conocida como mapanare o guayacán, hace una semana.

El sargento Luis Contreras, de los Bomberos Marinos del Instituto Nacional de Espacios Acuáticos y experto en ofidios, informó que el joven fue atacado por la víbora venenosa a las 5:00 am del 2 de enero cuando arreglaba una empalizada en el sector Puerto Rico, del municipio Torre del estado Lara.

La serpiente lo mordió en el hombro derecho.

Acosta fue trasladado de emergencia al hospital de Carora, pero los médicos no tenían suero antiofídico, que no se produce en el país. La recomendación del sargento Contreras fue movilizarlo a Maracaibo, donde existen centros de salud que poseen el antídoto contra ese tipo de mordeduras, importado desde Costa Rica y Brasil.

Cuando lo trasladaban vía terrestre, el joven presentó hemorragias por lo que debido a la cercanía decidieron llevarlo al hospital Pedro García Clara de Ciudad Ojeda, donde también tienen el suero.

Era demasiado tarde. Tenía el veneno bastante avanzado dentro del cuerpo. Ingresó a la unidad de cuidados intensivos, pero lamentablemente murió“, informó Contreras.

Explicó que el veneno de las mapanare o guayacán, como también se le conoce a ese tipo de ofidio, es letal una vez que entra en el torrente sanguíneo de las personas mordidas.

Produce alteración del sistema de coagulación sanguínea, así como grandes hemorragias gástricas, daños a la piel e insuficiencia renal“, detalló el funcionario. Destacó que el suero sólo es efectivo si se aplica al paciente hasta seis horas después de la mordedura.

Aumento de casos.

Contreras, que ha salvado cerca de 3.000 vidas gracias a sus diligencias para importar los sueros antiofídicos, informó que el año pasado fallecieron 85 personas en todo el país debido a mordeduras de serpientes. La cifra representa un aumento en comparación con las muertes registradas en 2007, cuando perecieron 65 personas.

“En 2008 hubo 13.500 mordeduras y el año antepasado se reportaron 11.500 en todo el país. Ello se debe al aumento del desplazamiento urbano, pues hay más gente que invade los hábitat naturales de las serpientes”, explicó.

Venezuela está entre las zonas del mundo donde mueren más personas a consecuencia de mordidas de reptiles.

actualidad » en esta sección

buscador