Un manifestante muestra un retrato del Presidente Chávez durante una manifestación ayer en Ramallah – Gaza (AP Photo/Muhammed Muheisen)

Banderas venezolanas y efigies de Hugo Chávez ondearon esta semana en las marchas contra la guerra de Gaza en Cisjordania, donde los palestinos perciben al presidente como la única voz disidente frente a Israel y un símbolo de fortaleza que añoran en sus líderes.

La decisión de Chávez esta semana de expulsar al embajador israelí de Caracas – el único país junto a Mauritania en tomar esta iniciativa en protesta por la ofensiva de Israel en Gaza -, lo catapultó directamente a la figura de héroe entre la población palestina, al tiempo que indignó a Israel.

Un niño palestino muestra una foto de Hugo Chávez

El Estado hebreo, que acusa al presidente venezolano de haber tejido alianzas con los “terroristas” de Hamas, con quien libra su guerra en Gaza, calificó esta resolución de “brutal” e “indigna”.

El centro judío internacional de derechos humanos Wiesenthal estimó que Caracas había violado la Declaración contra el Antisemitismo al expulsar al embajador y apoyar a Hamas.

Unas reacciones diametralmente opuestas a las que expresaron los palestinos en Cisjordania y los grupos enemigos de Israel.

Manifestantes de Ramalla enarbolan banderas de Venezuela y un retrato del Presidente Chávez – AFP PHOTO/ABBAS MOMANI

Hamas saludó una decisión “valiente” y el Hezbolá chiita libanés instó a los países árabes a seguir el ejemplo de Caracas.

El dirigente venezolano “es un militante, un símbolo de la lucha por la libertad. Al igual que Ché Guevara. Se diferencia del resto de presidentes del mundo”, asegura a la AFP Mohammed Al Lahham, diputado de Fatah, partido del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

Su oposición a Estados Unidos, fiel aliado de Israel, a la guerra de Irak de 2003 y a la ofensiva israelí contra el Hezbolá en Líbano en 2006 fue interpretada por los palestinos como un guiño a todos los pueblos que “están en la resistencia y luchan contra la ocupación”, explica Al Lahham.

Belén, Ramala y Hebrón figuran entre las localidades cisjordanas donde esta semana los palestinos agitaron fotografías de Chávez y banderas venezolanas en las manifestaciones contra la campaña israelí en Gaza, de las que la cadena Al Yazira se hizo ampliamente eco.

La principal televisión árabe difundió además, repetidamente, una entrevista al canciller venezolano, Nicolás Maduro, en la que arremetió contra “los criminales que gobiernan Israel” y han “cometido el holocausto palestino durante 60 años”.

Libaneses protestan ante la Embajada de Egipto en Beirut – AP Photo/Bilal Hussein

“Me encantaría tener un pasaporte palestino en blanco y entregárselo a Chávez para que se convirtiera en nuestro ciudadano. Después le votaríamos y sería nuestro presidente“, afirma a la AFP Mahmud Zwahré, alcalde de Al Masar, una localidad cercana a Belén, donde viven en la pobreza 8.000 palestinos.

Ante la hegemonía estadounidense, el mandatario “es la reacción necesaria. Si él no estuviera allí, Estados Unidos iría todavía más lejos contra los pueblos en el mundo”, estima este alcalde, que se las arregla como puede en esta localidad sin teléfono para descargar de internet fotografías de Chávez, que después reparte entre los manifestantes.

“Aquí todo el mundo le conoce. Cada vez hay más gente que viene a pedirme imágenes para agitarlas en las manifestaciones”, señala.

En Beirut, protestantes libaneses sostienen carteles con fotos del presidente de Venezuela Hugo Chávez, en demostraciones de apoyo a Gaza. – AFP PHOTO

Mohammed Brijiá, responsable de un comité contra el muro israelí en la región de Belén, afirma que el “comportamiento de Chávez es mejor que el de la ONU, que sólo hace lo que quiere Israel, y no ha tomado ninguna postura fuerte” para frenar la campaña militar en la franja de Gaza.

“Ojalá nuestros líderes fueran tan fuertes”, lamenta Brijiá, una opinión compartida por Zwahré: “Ahí está nuestro error. No tenemos ningún dirigente con una estrategia y misión claras”.

El presidente Abas se ha visto debilitado en los territorios frente a la mano de hierro de Hamas y el recuerdo demasiado poderoso de su predecesor, Yasir Arafat, cuya imagen sigue colgada en los edificios públicos y hogares de los palestinos.

Iyad, que regenta un comercio cerca de la iglesia de la Natividad de Belén, lo tiene claro: “Chávez es el mejor presidente, siempre está apoyando a los palestinos”.

“Es mejor que los líderes árabes. Jordania y Egipto deberían haber expulsado también a sus embajadores. Nos entristece no tener a ningún dirigente como él”, declara Assem, otro comerciante.

© 1994-2008 Agence France-Presse

actualidad » en esta sección

buscador