Autoridades examinan en el lugar donde ocurrió un atentado con explosivos el 1 de febrero de 2009, frente a la sede de la Regional de Inteligencia de la Policía (RIPOL), en Cali (Colombia). Varias viviendas del centro de la ciudad resultaron afectadas. Foto: EFE/Carlos Ortega

Al menos dos personas murieron y 30 resultaron heridas la noche del domingo por un coche bomba lanzado contra una sede de la policía en la ciudad de Cali, en el suroeste de Colombia, según autoridades locales que atribuyeron el atentado a las rebeldes FARC.

Uno de los muertos fue al parecer el autor del ataque que intentó huir tras dirigir el coche bomba hacia el comando policial, aseguró a periodistas el alcalde de la tercera ciudad colombiana, Iván Ospina.

Según Ospina la explosión afectó “el sector del centro de Cali (a 500 km de Bogotá) donde tenemos oficinas administrativas y de archivo de la fuerza pública”.

El comandante de la policía local, general Gustavo Ricaurte, atribuyó el atentado a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El ataque ocurrió horas después que esa guerrilla entregara al grupo de civiles “Colombianos por la Paz” y al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) a cuatro de los seis rehenes que había prometido liberar entre el domingo y el lunes.

Foto: EFE/Carlos Ortega

“Esta noche los terroristas de las FARC han explotado un carro bomba en Cali, que se suma a los recientes atentados”, señaló en una intervención radiotelevisada el presidente colombiano Alvaro Uribe.

Uribe señaló que por ello revocó la autorización que había entregado a “Colombianos por la Paz” y dijo que sólo permitirá que la operación continúe bajo la tutela exclusiva del CICR.

De los 30 heridos que se registraron en la explosión, 18 fueron atendidos en el hospital universitario y otros 12 en el hospital San Juan de Dios, según balances entregados por responsables médicos.

La explosión dejó la zona a oscuras y destruyó la fachada de la instalación policial, localizada en el centro de la ciudad, a pocas cuadras del Palacio de Justicia local, que en agosto pasado fue blanco de otro atentando con coche bomba.

Ese ataque, en el que murieron cuatro personas y otras dos resultaron heridas, también fue atribuido a las FARC por las autoridades locales.

Foto: EFE/Carlos Ortega


Vía Agence France-Presse

actualidad » en esta sección

buscador