Tal fecha como hoy, el 10 de mayo de 1889 nace en Caracas Armando Reveròn. Necesitado de una constante atención psiquiátrica, este notable pintor vivió una vida muy extraña, tanto como su obra.

Reveròn estudió en la Academia de Bellas Artes de Caracas desde 1908. En 1971 se trasladó a la Escuela de Artes y Oficios de Barcelona, España; posteriormente se inscribió en la Academia San Fernando de Madrid y en 1914 regresa a Venezuela, altamente influido por los grandes clásicos de la pintura española.

La excentricidad que identificaba a Reveròn llegò al extremo de internarse, aislándose lo màs posible de todo el mundo, en un castillo que construyó en Macuto, estado Vargas con la única compañía de su esposa, Juanita y de sus muñecas de trapo hechas por él.

Allí permaneció por espacio de 30 años, hasta que en 1935 fue recluido en el Sanatorio San Jorge de Caracas.

Recnocidos críticos de arte como Boulton, Calzadilla y otros, dividen la obra de Reverón en varias épocas: La Época Azul, de 1912 a 1921, en la que el artista mostró la influencia española y la de sus amigos Nicolás Ferdinandov y Emilio Boggio. En casi todas sus obras de este período, el color predominante fue el azul, aun cuando le tocó representar la naturaleza.

A partir de 1923 nace la Época Blanca, se caracterizó por la búsqueda de la luz blanca en sus telas. Para ese entonces, el artista venezolano utilizó el temple y pinturas con base de cola preparadas por el mismo.

En 1940 empieza la Época Sepia, llamada así por el empleo como dijo Calzadilla de una “entonación terrosa”, donde se apreció la gran lucha espiritual que sostuvo Reverón. Época expresionista en la que el artista volvió con los colores y produce una serie de autorretratos.

Armando Reverón sin duda fue un notable y auténtico pintor, expuso sus obras en Caracas, Europa y Estados Unidos.

Reverón obtuvo reconocimientos en Madrid, en la Exposición Universal de París y en 1953 ganó el Premio Nacional de Pintura, más los premios “Federico Brandt” y “Jonh Bouton”.

El reconocido artista criollo, falleció en Caracas el 18 de septiembre de 1954.

Se escogió el día del natalicio de este importante pintor venezolano como El Día del Artista Plástico.

Más de Reverón

Durante los ocho meses que pasó en el Sanatorio, antes de morir, su sensibilidad no le abandonó. Hasta el momento de su muerte gozó de pleno dominio de sus facultades artísticas. Doce fueron los cuadros que realizó en el Sanatorio. Sus modelos eran los propios enfermos, las enfermeras o los jardines del hospital. Uno de sus últimos cuadros, que pertenece al Museo de Bellas Artes se llamó “Paisaje”.

Armando Reverón no dejó escuela ni seguidores. Su estilo se alejó siempre de la rutina, del conformismo. Creó la expresión.

La pintura de Reverón es realista, intensa. Nunca tuvo contrastes estridentes. En sus cuadros se encuentra mesura en el color y armonía fría.

Era personalista hasta en el modo de utilizar el pincel. El problema luz-color fue vital en su vida. Su dibujo es recio y sólido. Su obra es variada en calidad; de gran sinfonía plástica en cada período, alcanzando siempre una alta creatividad.

La pintura de Reverón es realista, intensa. Nunca tuvo contrastes estridentes. En sus cuadros se encuentra mesura en el color y armonía fría.

Reverón marcó una época. No sólo en vida fue personalista, sino que, después de muerto, lo ha seguido siendo. El hecho de no dejar seguidores, le imprime una condición especial a su obra. Su estilo fue único y seguirá intacto a través de la historia de la Pintura Venezolana.

Con información de el libro de las efemérides venezolanas, “Que Celebramos Hoy”, Por Vicicio Romero Martínez

Con información de www.efemeridesvenezolanas.com

actualidad » en esta sección

buscador