El 18 de mayo de 1791 nació en el fundo de Aguaque, en Curaidebo, Pueblo Nuevo, estado Falcón, Josefa Camejo, heroína de la Guerra de Independencia.

La lucha por la independencia de Camejo, también conocida como “Doña Ignacia”, trascendió las tierras falconianas donde nació.

Sus padres fueron Miguel Camejo y Sebastiana Talavera y Garcés. En Coro recibió una esmerada educación, primero en el colegio de las hermanas Salcedas y, luego, fue enviada a un convento de monjas en esa ciudad.

Posteriormente fue trasladada a Caracas para continuar sus estudios, lo cual le permitió ser testigo de los hechos del 19 de abril de 1810. Ella tenía 19 años, y se sumó a las acaloradas sesiones de la Sociedad Patriótica.

En 1811 viajó con su madre a Barinas, donde residía su tío monseñor Mariano de Talavera y Garcés. Allí, ante la amenaza de los realistas de invadir a Barinas, Josefa Camejo reúne un numeroso grupo de mujeres, ansiosas todas de participar también en la lucha armada, y encabeza una petición dirigida al gobernador de la provincia, Pedro Briceño del Pumar, mostrando la extrañeza de las mujeres barinesas porque “no se haya contado con ellas para proteger su seguridad…”, asegurándole que “el sexo femenino, señor gobernador, no teme los horrores de la guerra, antes bien, el estallido del cañón no hará más que alentar, su fuego encenderá el deseo de libertad, que sostendrá a toda costa en obsequio del suelo patrio…”.

“El sexo femenino, señor gobernador, no teme los horrores de la guerra, antes bien, el estallido del cañón no hará más que alentar, su fuego encenderá el deseo de libertad, que sostendrá a toda costa en obsequio del suelo patrio…”.

Este documento fue firmado el 18 de octubre de 1811 bajo el título “Representación que hace el Bello Sexo al Gobierno de Barinas”.

A principios de 1813, Barinas fue asediada por tropas realistas al mando de José Antonio Puey, por lo que el gobernador Manuel Antonio Pulido se vio en la necesidad de llevar a cabo el traslado de la población hacia San Carlos (estado Cojedes), travesía a la que se incorporan Josefa y su madre, quien muere ahogada cuando cruzaba el río Santo Domingo.

En San Carlos, los pobladores procedentes de Barinas se unen a las fuerzas de Rafael Urdaneta, disponiéndose que los hombres protegieran a las mujeres durante el viaje hacia la Nueva Granada. Durante este éxodo, Josefa Camejo se dedicó a curar a los heridos.

En Mérida conoció al coronel Juan Nepomuceno Briceño Méndez, prócer con quien contrajo matrimonio y tuvo dos hijos.

En 1814 se refugió en Bogotá, donde nace su primer hijo, Wenceslao. Allí permanece hasta que Simón Bolívar entró triunfante a la capital neogranadina.

Regresó entonces a Barinas y, según algunos testimonios, lo hizo viajando disfrazada de vagabunda o pordiosera.

En 1821 pasó a Maracaibo que acababa de pronunciarse por la independencia. Entonces Rafael Urdaneta le encomienda a Josefa Camejo la tarea de levantar la provincia de Coro a favor de la independencia.

Poco después, frente de 300 esclavos que trabajaban en su hato de Paraguaná, propició una rebelión contra las fuerzas realistas de la Provincia de Coro; pero fueron derrotados.

El 3 de mayo del mismo año, con un grupo de 15 hombres se presentó en Baraived, lugar donde descansaba el jefe realista Chepito González, a quien enfrentó y derrotó. Después, se dirige junto con varios patriotas a Pueblo Nuevo, donde es puesto preso el gobernador, nombrándose a un gobernador civil republicano: Mariano Arcaya.

Regresó entonces a Barinas y, según algunos testimonios, lo hizo viajando disfrazada de vagabunda o pordiosera.

Es así como el 03 de mayo de 1921 Josefa Camejo leyó en Pueblo Nuevo el manifiesto que declaraba libre a la Provincia de Coro y en el que se juraba fidelidad a la República. Posteriormente, toma la capital de la provincia y despeja el camino para que el General Rafael Urdaneta entre a la ciudad ya ganada a la causa independentista.

Se cree que Josefa Camejo murió en 1862, posiblemente en Ciudad Bolívar. Su tumba nunca ha sido encontrada.

El 8 de marzo de 2002, Día Internacional de la Mujer, se hizo el traslado simbólico de los restos de Josefa Camejo al Panteón Nacional.

Con información del libro “Qué celebramos hoy, el libro de las efemérides venezolanas”, de Vinicio Romero Martínez, y Wikipedia

actualidad » en esta sección

buscador