La prensa internacional destaca hoy, en sus diversas ediciones, las palabras de Hugo Chávez advirtiendo al Embajador Brownfield de que podría ser expulsado del país si contínua opinando sobre temas internos de Venezuela.

La Nación, Argentina:

Polémica con el embajador de EE.UU.

Un día después de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, le advirtiera de nuevo que podría declararlo persona no grata y expulsarlo del país, el embajador de Estados Unidos en Venezuela, William Brownfield, desestimó ayer la amenaza y señaló que se concentrará en mejorar la relación bilateral, aunque dijo que siempre tiene “las maletas listas”.

“Mis maletas siempre están listas y preparadas, pero nuestra prioridad está en mejorar las relaciones bilaterales y un poquito menos en nuestras maletas y la posibilidad de nuestra salida”, dijo Brownfield en Maracaibo.

Chávez afirmó anteayer que el embajador sería “declarado persona no grata y tendría que abandonar el país, si sigue metiéndose en las cosas de Venezuela que no le conciernen, o faltándoles el respeto a los venezolanos”. Respondió así a declaraciones del diplomático, que había dicho que las nacionalizaciones de empresas en Venezuela deben hacerse de forma transparente y legal, con compensaciones a los afectados.

Ayer, Brownfield matizó su posición al señalar que “cualquier gobierno del mundo tiene el derecho soberano y absoluto de nacionalizar parte del sector privado”. Pero insistió en que, desde el punto de vista de “la ley internacional, hay que hacerlo con una compensación justa y rápida a los afectados”.

Chávez anunció hace poco la estatización de la Electricidad de Caracas (controlada por la estadounidense AES) y la Compañía Anónima Nacional de Teléfonos de Venezuela (Cantv), cuyo mayor accionista es la norteamericana Verizon Communications Inc.

El Departamento de Estado respaldó ayer a Brownfield. “Seguirá su trabajo como representante en Caracas”, dijo el vocero Sean McCormack. Y agregó que comentarios como los de Chávez “se hacen para distraer la atención sobre cosas que no están yendo bien en Venezuela”.

Clarín (Argentina)

Chávez amenaza con echar al embajador de Estados Unidos

El diplomático había pedido una compensación “justa” por la nacionalización de la telefónica CANTV, de capitales norteamericanos. Ahora dijo que tiene “las maletas listas”, aunque aspira a mejorar las relaciones.

En un nuevo capítulo de la larga serie de piruetas verbales de alto voltaje entre Venezuela y EE.UU., ayer el presidente Hugo Chávez respondió violentamente a expresiones del embajador estadounidense en Caracas y le advirtió que podría declararlo “persona non grata” y expulsarlo. “Señor embajador, vaya a meterse en las cosas de su país, en las cosas de Venezuela usted no tiene que meterse”, fue la frase de Chávez dirigida al diplomático William Brownfield.

Lo hizo en un acto oficial, ante miles de partidarios, y luego de que Brownfield se pronunciara públicamente horas antes a favor de una compensación “justa y rápida” a los dueños de la empresa telefónica CANTV (Compañía Anónima Nación Teléfonos de Venezuela), a la que el gobierno venezolano decidió ingresar en su proyecto de nacionalización.

El embajador Brownfield había dicho además a la cadena de noticias Unión Radio que su país ha decidido “esperar las opiniones y los deseos de las dos empresas norteamericanas afectadas por la decisión”.

Ayer, luego de la no demasiado amable “invitación” de Chávez, el diplomático advirtió que siempre tiene “las maletas listas”, pero que “nuestro deseo está en mejorar las relaciones bilaterales”. “Voy a repetir lo que mi gobierno ha dicho varias veces y es que cualquiera de los 192 gobiernos del mundo tienen un derecho soberano y absoluto de nacionalizar parte del sector privado”, dijo Brownfield, durante una visita al estado de Zulia. También volvió a decir que, en ese caso, el gobierno venezolano debería cumplir con sus obligaciones internacionales ofreciendo “una compensación justa y rápida a los dueños afectados”.

“Señor embajador, vaya a meterse en las cosas de su país, en las cosas de Venezuela usted no tiene por qué meterse, si usted sigue metiéndose en las cosas de Venezuela, primero que estaría violando los Convenios de Ginebra y además estaría incurriendo en una falta grave”, toreó Chávez al embajador en público. “Yo le agradezco mucho, vaya a meterse en las cosas de su país que bastante tiene que respetar al mundo el imperio norteamericano que invade pueblos”, agregó.

CANTV es manejada por la corporación internacional Verizon Communications Inc., que posee una participación de 28,5%; TElefónica de España, con el 6,9% de las acciones; el gobierno, con un paquete del 6,6% y los trabajadores, que mantienen del 7,4% de los títulos. La futura nacionalización puso en peligro un acuerdo entre Verizon y la compañía del magnate mexicano Carlos Slim, América Móvil, que en abril pasado había anunciado la compra de los activos de la empresa estadounidense en Venezuela. Esa venta está hoy siendo evaluada por las autoridades del gobierno venezolano.

El gobierno de EE.UU. salió ayer a respaldar a Brownfield. “El embajador Brownfield va a continuar su trabajo como representante de EE.UU. en Caracas”, dijo el portavoz Sean McCormack. “Creemos que está haciendo un gran trabajo”.

A su vez, el representante republicano por Florida Connie Mack, uno de los mayores críticos de Venezuela, acusó ayer al presidente de querer romper las relaciones diplomáticas con Washington y de ser una amenaza para la libertad.

“Si Chávez echa del país a (…) Brownfield, el mundo sabrá de una vez por todas cuáles son sus verdaderas intenciones: poner fin a las relaciones diplomáticas con Estados Unidos”, aseguró el congresista.

A principios de enero, Chávez anunció que este año nacionalizará la compañía telefónica CANTV y las empresas de energía eléctrica, y que buscará el control de la mayoría accionaria de las cuatro asociaciones estratégicas que actúan en la Franja del Orinoco, la región en donde —según el gobierno venezolano— se hallan reservas petroleras que podrían convertir al país en el mayor productor de crudo del mundo.

Ayer, luego de amenazar al embajador Brownfield y advertirle que “se meta en sus cosas”, Chávez aprovechó para criticar a EE.UU, que “ahora ha anunciado la locura de mandar 20 mil soldados más para Irak a seguir matando allá niños y mujeres y hombres inocentes. Sálganse de Irak y dejen que ese pueblo sea libre y ellos mismos definan su destino”.

“Que se acabe el imperialismo norteamericano, eso es lo que pedimos nosotros desde Venezuela y desde el mundo”, exhortó el presidente ya en franca retórica antiimperialista.

Ver también:

The Washington Times: Chavez threatens to expel ‘meddling’ U.S. ambassador

Noticia publicada ayer:

El mandatario venezolano advirtió que podría declarar persona non grata al diplomático estadounidense, William Brownfield, y amenazó con expulsarlo si sigue interviniendo en los asuntos internos de su país

“Señor embajador, vaya a meterse en las cosas de su país (…) si usted sigue metiéndose en las cosas de Venezuela, primero estaría violando la Convención de Ginebra, y además estaría usted incurriendo en una falta grave y pudiera, pudiera ser declarado persona no grata y tendría que abandonar el país”, dijo Chávez.

Chávez reaccionó así a unas declaraciones de Brownfield en las que expresó su esperanza en una “justa y rápida” compensación a los accionistas de las empresas de telefonía y eléctrica cuya nacionalización anunció el Gobierno venezolano.

Ya en el 2006, Chávez amenazó a Brownfield con expulsarlo del país, después de un incidente en una barriada del oeste de Caracas, que el gobernante venezolano atribuyó a una “provocación” del diplomático, en la que el embajador fue atacado con tomates y verduras por grupos oficialistas.

El presidente izquierdista y férreo crítico de su colega de Estados Unidos, George W. Bush, dijo a Brownfield que tiene “bastantes” asuntos estadounidenses en los que meterse, especialmente porque “el imperio norteamericano invade pueblos”.

Las relaciones diplomáticas entre Venezuela y EEUU están marcadas por constantes acusaciones mutuas, referidas al corte “imperialista e intervencionista” de Washington y a las “intenciones totalitarias” y espíritu “antiamericano” de Caracas.

Las tensiones diplomáticas no han salpicado las relaciones comerciales bilaterales, y Venezuela, quinto exportador mundial de crudo, sigue siendo uno de los principales abastecedores de petróleo de Estados Unidos.

Infobae, Argentina

actualidad » en esta sección

buscador