Un adolescente recibió un disparo en la cabeza mientras conversaba con otra persona en un parque infantil. El pistolero se dio a la fuga y no se descarta el ajuste de cuentas como móvil del crimen, reseña El Informador.

Un pistolero aún no identificado por las autoridades, interrumpió la conversación que un adolescente mantenía con otra persona y con alevosía, le disparó en la cabeza, matándolo en el acto.
Sentado en un banco del parque infantil que colinda con el Ambulatorio Santos Luzardo, se encontraba el adolescente Yorvis Manuel Calderón, de 17 años, residente del sector Ana Guerrero Soto del barrio El Carmen. Eran las 2:30 p.m., cuando el pistolero, sin darle oportunidad de defenderse le propinó el disparo en la cabeza y huyó al verlo caer dando bocanadas de sangre.

A pesar de ser socorrido y llevado en brazos hasta el ambulatorio por la persona con quien conversaba antes, Yorvis Manuel se había quedado sin futuro. El esfuerzo de los médicos por estabilizarlo para referirlo al Hospital Central Antonio María Pineda, fue en vano.

En el sitio del crimen quedó el casquillo, evidencia de que el homicida disparó con una pistola. Familiares del adolescente se abstuvieron de ofrecer detalles de lo sucedido.

Efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), no descartan que se trate de un ajuste de cuentas, tomando en cuenta que el homicida no despojó de sus pertenencias a su víctima. Los familiares fueron consultados para que dieran otra versión pero no quisieron declarar a los medios.

Gerardo Morón Sánchez
El Informador

actualidad » en esta sección

buscador