A punta de disparos, un sujeto apodado “El Paco” acabó con la vida de Martha Torres Martínez mientras su pequeña de tres años lo presenció todo. Este terrible suceso ocurrió en la parte alta de Lídice y según cuentan los vecinos, todo se inició por una discusión.

Éste es el reporte que nos ofrece El Universal:

Después de arrancarle a su hija de tres años y lanzarla al piso, el hombre la apuntó con la pistola y comenzó a dispararle. Ella trató de correr, pero no pudo. De inmediato, Martha Torres Martínez, de 34 años, cayó vencida por los tiros que disparó un sujeto -a quien los testigos identificaron como “el Paco”- para dirimir una discusión que minutos antes había tenido con ella.

Así, a las 8:35 de la noche del domingo, en el sector Rancho Grande, de la parte alta de Lídice en El Manicomio, en medio de la calle donde ella, desde más temprano, compartía con algunas amigas, cayó malherida.

Seis tiros en total le dio el sujeto conocido por los moradores como “el Paco”. Todos frente a las vecinas que con ella compartían y la pequeña de tres años hija de Martha.

Según le explicaron a la familia los que presenciaron lo que pasó entre Martha y “el Paco”, todo comenzó cuando él llegó hasta donde estaba el grupo de amigas escuchando música en la calle.

Aunque sin detalles de cómo fue que comenzó el enfrentamiento, Odalis Torres, hermana de Martha, explicó que ésta respondió a los insultos de “el Paco”. “No se le quedó callada, como todos en el barrio… que le tienen miedo y dejan que haga y deshaga. Ella le respondió los insultos y hasta se lanzaron botellas. Después él sacó el arma“, dijo la mujer sin alcanzar a completar la idea pues el llanto contenido le apagó las palabras.

Cuando “el Paco”, según contaron los que vieron, sacó el arma y la apuntó, ella corrió con una de sus hijas menores en brazos. Pero no pudo tomar velocidad por el peso de la niña de tres años.

Así que “el Paco” la alcanzó, le arrebató a la niña y luego de lanzar a la pequeña al piso, abofeteó a Martha y después empezó a dispararle.

Los moradores, luego de que “el Paco” terminó de acribillar a la mujer de 34 años, la agarraron, la subieron desmayada sobre un jeep y la llevaron hasta el Hospital de Lídice, pero en el camino murió.

Esta mujer, ama de casa y madre de seis hijos en total (de 18, 17, 15, nueve, tres y un año) a los que cuidó hasta el domingo, pasó a formar parte de los 37 caraqueños que murieron asesinados entre el viernes y el lunes. Así explicaron fuentes del Cicpc sin ofrecer sus nombres por temor a represalias.

La mayoría de los deudos de esos 37 caraqueños confesaron pasar por aquello por primera vez. Y los dolientes de Martha no fueron la excepción.

Su hermana Odalis así lo aclaró y sólo alcanzó a exigirle a las autoridades, con un claro tono de desesperanza, que hicieran justicia. “Que salgan a la calle a hacer su trabajo, que salgan a proteger a la gente. No deben permitir que más venezolanos pasen por este dolor tan profundo”, concluyó vencida una vez por el llanto.

María Isoliett Iglesias
El Universal

actualidad » en esta sección

buscador