El presidente venezolano Hugo Chávez “todavía apoya” a la guerrilla colombiana de las FARC y brinda ayuda a Cuba, dijeron el martes altos funcionarios de inteligencia.

Sin embargo, añadieron, la caída de los precios internacionales del petróleo lo obliga a reducir esa ayuda y a posponer sus proyectos tanto internos como internacionales.

El vicealmirante retirado Dennis C. Blair, director de los servicios de inteligencia nacional, opinó por otra parte que los cambios recientes en el gobierno cubano no permitían calificar al presidente Raúl Castro de “moderado”.

Ante la baja de los precios internacionales del crudo “creemos que Venezuela no podrá tirar su riqueza petrolera en el exterior en los proyectos que ya todos sabemos”, afirmó Blair ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado junto al teniente general Michael Maples, director de la agencia de inteligencia para la defensa, una dependencia del Pentágono.

Maples dijo que “se han empezado a ver algunas decisiones” que demorarían la compra de parte de las armas ordenadas por Chávez, particularmente de submarinos, pero que las adquisiciones previas de fusiles de asalto AK-47, plantas para fabricación propia y unas 200.000 armas en total “creemos que mantienen su curso”.

Agregó que Rusia le estaba dando “algunos créditos” a Chávez.

Estas declaraciones fueron en respuesta al senador Mel Martínez, republicano de la Florida, el único miembro del panel que les preguntó sobre temas de América Latina.

Blair dijo que la caída de los precios afectaba a Chávez también internamente, ya que eran recursos que solía emplear para “su estrategia populista”, pero admitió que la difícil situación no lo había vuelto “más modesto acerca de sus intenciones de tratar de convertirse en gobernante por más tiempo que su constitución lo permite”.

Martínez le preguntó a Maples si creía que las armas que estaba comprando Chávez pudieran llegar a manos de las FARC y si el presidente estaba disminuyendo o no su cooperación con ese grupo armado que Estados Unidos considera “terrorista y narcotraficante”.

Maples dijo que las FARC han sufrido “grandes reveses” ante las fuerzas del gobierno colombiano y “desde un punto de vista militar, ello ha producido grandes deserciones tanto de miembros como de dirigentes” de la guerrilla.

“Pero continúan en sus labores de narcotráfico”, dijo. “El presidente Chávez todavía los apoya, pero menos de lo que se ha visto hace un año”.

En cuanto al destino de las armas, Maples dijo que no había evidencia de que Chávez estuviera entregándolas a las FARC, pero tampoco se sabía el verdadero propósito de esas compras.

“Entonces, está haciendo inversiones que nosotros estamos monitoreando, pero no sabemos exactamente cuál es la intención en cuanto a su uso”, comentó.

Martínez le hizo notar que también se ha dicho que el “gobierno venezolano ha sido cómplice” en los embarques de cocaína que salen de su territorio tanto a Europa como Africa, pero Maples hizo notar que “no tenemos ninguna información al respecto”.

El senador de origen cubano, le pidió a Blair una opinión sobre los cambios en Cuba afirmando que Chávez era “un benefactor” del gobierno comunista de la isla que, a cambio de la ayuda que recibe ha enviado a unos 40.000 cubanos a Venezuela, muchos de los cuales “están involucrados en dar protección personal a Chávez”.

“Parece que su cooperación con Cuba, tanto económica como el flujo recíproco de cubanos a Venezuela, es lo último que se tocaría”, declaró. “Entonces, no hemos visto los efectos que hemos observados en algunas de las áreas de las cuales ya hablamos”.

Blair dijo que había “diferentes explicaciones” que los analistas de inteligencia manejan sobre la repentina destitución del vicepresidente Carlos Lage y el canciller Felipe Pérez Roque, considerados como dirigentes jóvenes que pudieran suceder con una mayor apertura a los líderes de la vieja guardia en Cuba.

“Pero nadie piensa que la moderación política puede ser una razón de esos cambios”.

Vía AP

actualidad » en esta sección

buscador