Foto: Martha Cambero / Archivo

Nicmer Evans en su columna de este lunes, hace un análisis sobre la actitud que ha tenido la oposición tras el anuncio que hizo el presidente Hugo Chávez sobre su estado de salud.

Para Evans, quienes detractan al Mandatario representan a “una oposición paralizada, sin fuerza y sin motivo para continuar unida es lo que hoy nos encontramos en Venezuela”. Mientras que para sus seguidores, la circunstancia de Chávez más allá de esperar y desearle mejoría, lo reposiciona como “motor de la revolución bolivariana y socialista venezolana”.

A continuación la columna completa de Nicmer Evans:

Una oposición paralizada, sin fuerza y sin motivo para continuar unidad es lo que hoy nos encontramos en Venezuela, después de suponer (a partir de la declaración del Presidente Chávez de su padecimiento de cáncer), que él ya no podrá estar en el escenario político.

Dos premisas sobresalen de esta realidad, la primera es que la “Mesa de la Unidad Democrática” tiene muchas patas pero una sólo tabla donde apoyarse, esa tabla es Chávez, y que sin él las patas de la mesa no tienen ninguna conexión, por ello deja de ser una mesa para convertirse en unas patas que no soportan nada.

Esta primera premisa evidencia varias cosas que hemos venido diciendo ya hace un tiempo: al antichavismo sólo lo une Chávez, no tiene proyecto de país ni causa común y la circunstancia de su existencia es meramente electoral. Esto desdibuja lo que algunos han asumido como una alternativa de país y muestra las costuras de una suma de partidos hiperminoritarios tratando de hacer una gran minoría.

“Al antichavismo sólo lo une Chávez, no tiene proyecto de país ni causa común y la circunstancia de su existencia es meramente electoral”

Ya hemos observado algunas reacciones de precandidatos opositores en este sentido exigiendo el regreso del Presidente Chávez ya que ellos se han entrenado sólo para combatirlo a él, reconociendo que son incapaces de enarbolar siquiera una propuesta cónsona con algún ideal o algún plan que represente algo concreto para la construcción de un nuevo país.

Tanto precandidatos viejos y eternos, como los nuevos pero con discurso viejo y agotado yacen en la honda preocupación, preguntándose ¿y ahora que haremos sin Chávez? Sumergidos en un estado postnarcótico y de síndrome de abstinencia que exige poner a sus más sesudos analistas a elaborar escenarios, proyecciones y nuevas encuestas que les permitan esclarecer lo que el resto del país ya sabe: La oposición sin Chávez es nada, es un espejismo, una ilusión que se desvanece en un supuesto, en el supuesto de que Chávez no podrá participar en la próximas elecciones.

Una segunda premisa parte exactamente de esto último; un supuesto, una incertidumbre y el deseo de algunos de que Chávez no participará en el 2012 como candidato, minimizando lo que significa Chávez para el proceso revolucionario y para la historia contemporánea venezolana.

Hemos observado algunas reacciones de precandidatos opositores exigiendo el regreso del Presidente Chávez, ya que ellos se han entrenado sólo para combatirlo a él

En lo personal no manejo información fidedigna que me permita ratificar si él será o no el candidato más allá de los buenos deseos de los voceros oficiales, pero de lo que estoy seguro es que eso dependerá de la evolución médica y en mucho de la voluntad y la constancia del mismo Presidente Chávez.

De lo que sí estoy absolutamente convencido es de la trascendencia en vida del pensamiento y la acción de Chávez. Pensar que una ausencia temporal, parcial o definitiva de Hugo Rafael Chávez Frías será obstáculo conclusivo para la desaparición del chavismo es un gran error que ya la oposición maneja como cierto.

Chávez vivo, como está (y esperamos que lo siga estando por muchos años), ha trascendido a si mismo como un referente para el despertar de los pueblos, en cuanto a la lucha antiimperialista y para el sueño de que un mundo mejor es posible, en socialismo.

“Chávez vivo, como está -y esperamos que lo siga estando por muchos años-, ha trascendido a si mismo como un referente para el despertar de los pueblos

Antes de Chávez nadie hablaba de socialismo en el mundo (salvo algunas excepciones) y hoy es un tema obligado para reflexionar sobre el futuro de la humanidad, incluso para quienes no les gusta o adversan ideológicamente, obligándolos a revisar esos libros que se consideraban pasados de moda, viejos o absurdos, impulsando un nuevo espacio de creación de escritos y proyectos con poderosas reflexiones y acciones que recorren al mundo asustando al capitalismo y al imperialismo.

La enfermedad de Chávez lo que si nos lleva, más allá del deseo de su pronta mejoría, es a reflexionar que así como para la oposición es indispensable, para el proceso revolucionario es imprescindible, pero siendo él el principio de todo no puede ni debe convertirse en el final de una lucha.

Seguirá siendo Chávez el motivo, el empuje, el motor de un país que decidió cambiar, y ese es el reto del Psuv y del Polo Patriótico que aún es un deseo que ahora más que nunca se convierte en la esperanza de constitución del espacio de dirección colectiva que tanto necesita la revolución bolivariana y socialista venezolana.

Espacio crítico para la construcción socialista #38
“La Oposición o la exmesa”
Por Nicmer N. Evans

nicmerevans@gmail.com
evansnicmer.blogspot.com
@NicmerEvans

actualidad » en esta sección

buscador