Keivid Medina Pérez (20), se convirtió este domingo en la séptima víctima que fallece por homicidio en la parroquia Antímano de Caracas, en tan solo una semana.

Entre los siete occisos se encuentra un efectivo de los Bomberos del Distrito Capital. Medina Pérez fue asesinado de unos 30 impactos de proyectiles, en el barrio Santa Ana de Carapita, Antímano. La víctima vivía en el barrio El Guarataro, parroquia San Juan.

La madrugada del domingo su familia fue notificada que el joven yacía tiroteado en la calle, en Antímano. Al llegar ya estaba muerto.

Los vecinos narraron que al momento del asesinato se escucharon innumerables detonaciones.

Héctor Pérez, padre del fallecido, denunció que “no se puede hacer nada, porque si toma la justicia por sus manos pierdo hasta el trabajo y yo tengo tres hijos más que mantener. Aquí la ley se le aplica a los bobos o los que tienen dinero”, comentó.

Con información de La Voz

actualidad » en esta sección

buscador