Maracay, 07 Ago. AVN .- En el cierre de la segunda oleada del registro de la Gran Misión Vivienda Venezuela en el estado Aragua, los 33 puntos de inscripción recibieron una afluencia masiva y constante de personas que esperaron el último día del proceso para formalizar su inscripción.

La coordinadora del punto de registro ubicado en la plaza Bolívar de Maracay, Ana Mormino, dijo que la asistencia de aragüeños en los centros de registro demuestra la credibilidad de la población en este registro científico nacional de vivienda, que permitirá solventar la demanda habitacional en el país.

“Durante los días de semana la asistencia fue constante pero este sábado 6 y domingo 7 de agosto los puntos han estado desbordados de personas, como si fuese el primer día de esta jornada que se inició el sábado 9 de julio”, agregó.

Ante la alta demanda, se destinaron máquinas para atender a personas de la tercera edad, embarazadas y personas con discapacidad, para agilizar la atención de este sector de la población.

Katerina Campos asistió este domingo a registrarse en la plaza Bolívar de Maracay, donde manifestó tener fe en que obtendrá su casa propia a través de esta gran misión y confía en que será postulada para uno de los urbanismos que están en construcción en el estado.

Esta aragüeña es madre soltera de dos niños y vive en casa de su madre en el sector de Piñonal, en Maracay, capital del estado. “Estoy satisfecha con esta misión porque tengo la esperanza de tener un techo propio para mis hijos”.

María Domínguez también se inscribió este domingo en el registro para acceder a una vivienda, porque vive alquilada desde hace 46 años en un apartamento en el centro de Maracay, junto a su madre y hermana.

Reconoce que es difícil acceder a un crédito habitacional para adquirir un inmueble en el sector privado.

“Estoy segura que con este registro científico vamos a alcanzar ese sueño de tener una casa digna, porque en el sector privado es imposible pagar una inicial y las elevadísimas cuotas que exigen los bancos privados”, agregó.

Normalina Rivero es otra de las personas que asistió a registrarse este domingo en la misión por la necesidad de una vivienda, pues confesó que tiene más de 19 años pagando alquiler y su salario no le permite comprar una casa propia.

Rivero es trabajadora del sector salud y está incorporada a una organización denominada Provivienda, que cuenta con el terreno apto para la construcción del urbanismo que brindará una solución habitacional a más de 300 familias.

actualidad » en esta sección

buscador