Este sábado numerosas personas denunciaron en la morgue de Bello Monte que por falta de patólogo las autopsias estaban suspendidas.

Marciolys Martínez, esposa de un comerciante asesinado en la avenida Urdaneta, y despojado de su carro Chevrolet Corsa, plateado, dijo que el cuerpo de Anthony Mario Conopoy Benavente (26) estaba en la medicatura desde el viernes a las 3 pm y ayer a las 10 de la mañana no le habían hecho la autopsia. Fue asesinado a las 12 del mediodía y pasó tres horas en vía pública. Alegaron que no había llegado el patólogo para que hiciera las autopsias.

Una situación similar vivieron los familiares de Alejandro Fernández Feo Delgado (19), estudiante universitario, quien falleció en un accidente vial en la autopista de Prados del Este. El hecho ocurrió a la 1:15 de la madrugada.

Lizbeth De Cambra, del partido Voluntad Vecinal, dijo que cuando llegaron a la morgue, a las 5 de la madrugada, tuvieron que accionar la alarma (sirena) del carro para que los atendieran, porque la puerta de la morgue estaba cerrada. Este sábado les decían que esperaran, porque no había patólogo.

Los venezolanos merecemos vivir y morir dignamente. No podemos intentar arreglar el mundo si no arreglamos nuestra casa”.

Al enterarse de la muerte de su sobrino, tuvo que hacer varios contactos para saber a dónde dirigirse.

No es posible que tengamos que andar sabaneando nuestro muertos, buscando un amigo para que nos entreguen el cuerpo”.

Vía Diario La Voz

actualidad » en esta sección

buscador