Foto: RODRIGO BUENDIA / AFP

Quito, 9 ago (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, extendió hoy por 60 días más el estado de excepción en la Asamblea, situación que se inició después de que el 30 de septiembre de 2010 policías del país protagonizaron una sublevación y los que estaban resguardando esta institución no dejaron entrar a los legisladores.

Actualmente, la Asamblea está custodiada por militares, puesto que los policías fueron expulsados de esta institución después de la sublevación.

La asamblea informó en un comunicado publicado en su web que “mediante Decreto Ejecutivo”, el presidente Correa “extendió por sesenta días el estado de excepción en todas las instalaciones” de este órgano.

Mañana, Correa deberá acudir a la Asamblea para realizar su Informe Anual a la Nación, en el que explica las labores llevadas al cabo del año por el Ejecutivo.

En el decreto presidencial se destaca que “a pesar del proceso intensivo de recomposición institucional del sistema de seguridad de esa función del Estado, las secuelas de los sucesos ocurridos en la sede legislativa el 30 de septiembre pasado no se han podido superar”, según recoge el comunicado de la Asamblea.

Añade que la no superación de estas secuelas “podría generar gran conmoción interna si es que la Asamblea Nacional no pudiese ejercer a plenitud las atribuciones y las facultades que le confiere la Constitución y la Ley”.

Por eso, se pide al Ministerio de Defensa Nacional que, a través del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, “ejecute un plan de contingencia” que tenga como finalidad “garantizar las condiciones de seguridad necesaria, para que esta función del Estado pueda ejercer a plenitud sus atribuciones y facultades constitucionales y legales”.

actualidad » en esta sección

buscador