Ciudad de Panamá, 13 ago (dpa) - Capataces del Grupo Unidos por el Canal (Gupc), consorcio que construye el tercer juego de esclusas en la vía interoceánica, paralizaron hoy las obras para exigir el pago de sobretiempo y “buen trato” de parte de los empresarios.

La protesta fue concretada dos días antes de la conmemoración de los 97 años del inicio de operaciones del Canal de Panamá, y se espera que las partes en conflicto discutan el lunes una propuesta de arreglo laboral, que evite retrasos en el proyecto.

Los manifestantes indicaron que todos los días trabajan 10 horas, pero únicamente el consorcio les reconoce ocho, lo que consideran una violación a las leyes panameñas vigentes.

El Gupc está integrado por la española Sacyr Vallehermoso, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la Constructora Urbana, S.A. (Cusa) de Panamá y en 2010 enfrentó reclamaciones sindicales que requirieron la intervención policial. Algunos obreros fueron detenidos en esa ocasión.

En julio de 2009, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) adjudicó al Gupc el contrato de diseño y construcción del tercer juego de esclusas, el principal componente del Programa de Ampliación de la vía interoceánica.

El consorcio presentó la propuesta más baja, por 3.118 millones de dólares, por debajo del precio base oficial, de 3.481 millones de dólares, lo que sorprendió a las demás empresas competidoras.

Sin embargo, directivos de la ACP indicaron que los trabajos de expansión de la vía acuática son realizados según lo programado y se mantiene en el área un estricta supervisión técnica.

actualidad » en esta sección

buscador