Foto: Suiking Chang / AVN

La Ministra para la Salud, Eugenia Sader, anunció que a partir de este martes y por las próximas tres semanas “las tarifas de las clínicas privadas y proveedores de servicios quedarán congeladas”, a raíz de las múltiples denuncias que ha recibido el Indepabis sobre el costo del acceso a la salud en estos centros asistenciales.

Eugenia Sader, ministra de Salud, ofreció esta información tras la reunión de trabajo sostenida este 16 de agosto entre el vicepresidente de la República, Elías Jaua, el Ministerio para la Salud y representantes de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales.

Video: VTV 16 de agosto 2011

Los precios manejados por las empresas que suministran los insumos de salud y que participan en toda la cadena logística inherente a la prestación de los servicios sanitarios privados también quedan incluidos en esta resolución.

Explicó que “hay un compromiso por parte de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales de garantizarle la vida a todo aquel paciente que tenga una emergencia médica comprobada que asista a la clínica por una situación casual”.

La medida es parte de los esfuerzos del gobierno del presidente Hugo Chávez para contener los costos de los servicios de salud y aumentar el acceso de los pobres.

También coincide con las acciones de las autoridades para acotar la inflación, la cual registra una tasa anual de 25,1% y es la más elevada en América Latina.

El presidente Hugo Chávez firmó el mes pasado un decreto con la creación de una nueva institución estatal que supervisa los precios. Los detalles del plan para ampliar el control de los precios no han sido divulgados, pero el vicepresidente Elías Jaua ha dicho que la intención es que las nuevas disposiciones afecten a todos los sectores, desde los servicios hospitalarios hasta la vestimenta.

Tal decisión va en consonancia con lo dispuesto en la Ley de Costos y Precios justos, cuya aplicación en el sector salud se prevé esté finiquitada en un lapso de 90 días, indicó la ministra.

Esta medida permitirá al Ministerio de Salud iniciar un estudio riguroso sobre la estructura de costos relativa a las clínicas y hospitales privados, y así establecer mecanismos que hagan posible el objetivo de frenar la inflación.

La vocera del despacho de sanidad indicó que a raíz de esta reunión se conformarán mesas de trabajo con el propósito de analizar todos los factores que inciden en el aumento de los costos en los servicios médicos privados y de que manera se pueden lograr alianzas entre este sector y el Estado.

La regulación definitiva de los precios de las clínicas y hospitales privados sigue siendo una alternativa en discusión, cuya decisión se dará a conocer luego de que se haya profundizado el debate a través de las mesas de trabajo, afirmó la ministra Sader.

Finalmente, dijo que el objetivo es asegurar “al pueblo venezolano que se este dentro de la normativa legal vigente con la Ley de Precios y Costos Justos”.

Clínicas privadas ratifican su “compromiso” con la vida de los venezolanos

Por su parte, el Presidente de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, Hipólito García, ratificó el “compromiso” del sector con la vida de los venezolanos.

“Ratificamos nuestro compromiso con la vida de nuestros venezolanos, con que a estos pacientes que acuden a nuestras emergencias, como lo hemos hecho en muchas oportunidades, le sean garantizadas sus vidas”, dijo.

García calificó además como “muy provechosa” la reunión que mantuvo con con la Ministra para la Salud, pues pudo explicar “la estructura de costos” de las centros privados.

La reunión entre la autoridad gubernamental y la representación de patronal privada de la salud se produjo una semana después de que diversas organizaciones de trabajadores marcharan por el centro de Caracas para exigir que el Estado defina una lista única de precios y tarifas de los servicios en clínicas y hospitales privados.

Foto: Suiking Chang / AVN
Foto: Suiking Chang / AVN
Foto: Suiking Chang / AVN

El presidente de la Federación de Trabajadores de Telecomunicaciones (Fetratel), José Siguaraya Mora, reveló entonces que los sindicatos habían conformado la llamada Alianza Institucional de Salud, “que integran más de cinco millones de personas”, para demandar “la aplicación inmediata del baremo” de precios y tarifas.

“Rechazamos la matriz mediática de los dueños de clínicas que se niegan a entender que la salud en el país no puede ser una mercancía”, dijo Siguaraya Mora, en tanto que el vicepresidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales, Carlos Rosales, negó ese día que el sector se oponga a “una nueva estructura de precios”.

Se prevé que este asunto será debatido en el marco de la nueva Ley de Costos y Precios Justos, sancionada el mes pasado por el presidente Hugo Chávez, y que el vicepresidente del Ejecutivo, Elías Jaua, ha descrito como un mecanismo de “transición hacia el socialismo”.

La norma complementará el control estatal de precios que desde 2003 rige para más de un centenar de productos de consumo masivo y se suma al que el Gobierno de Chávez mantiene sobre las divisas.

Estas medidas fueron decretadas después de una huelga empresarial y sindical que durante 63 días presionó infructuosamente por la renuncia de Chávez.

Chávez ha acusado desde hace tiempo a los hospitales privados de Venezuela de aprovecharse de los pacientes al cobrarles tarifas desmedidas y negarle en ocasiones el acceso a las personas pobres y de clase media que carecen de seguros de salud y no pueden costear tratamientos.

El presidente Chávez ha intentado ampliar y mejorar el sistema de salud pública en sus 12 años en el poder, y miles de médicos cubanos ofrecen atención en barriadas a cambio de envíos de petróleo venezolano.

Pero muchos venezolanos siguen percibiendo que los servicios en la salud pública son inferiores y prefieren los hospitales privados a pesar del mayor costo.

Con información de agencias

actualidad » en esta sección

buscador