Foto: Daily Mail

Un gato sobrevivió luego que su dueño, Stephen Stacey, lo metiera en un horno microondas como castigo por haberlo arañado.

El felino, que soportó cinco segundos de tortura, sufrió daño cerebral, lesiones en sus órganos internos, lengua y ojos.

Luego de siete horas, la mascota aún tenía una temperatura corporal alta, por lo que los veterinarios tuvieron que tratarlo sumergiéndolo en agua y hielo.

El minino pudo ser rescatado cuando un vecino y la novia de Stacey lo confrontaron y lo obligaron a sacar al animal del microondas. El acto vandálico ocurrió el pasado 25 de febrero en Portsmouth, Inglaterra.

En este momento, Sthephen Stacey fue condenado a 16 semanas de prisión con cargos por crueldad y se le prohibió la tenencia de mascotas de por vida.

Vía Daily Mail

Foto: Daily Mail
Foto: Daily Mail

actualidad » en esta sección

buscador